Por: Patricia Leitón 13 junio, 2015

La publicación The Wall Street Journal reportó este viernes un fuerte retiro, durante la semana, de inversionistas de los bonos de los países emergentes o en vías de desarrollo.

Según el medio, inversionistas globales sacaron $9.300 millones de las existencias en los países en desarrollo hasta el miércoles de esta semana, la mayor suma desde la crisis financiera mundial en 2008.

Asia fue especialmente vulnerable, con $ 7.900 millones que salieron de los mercados de valores de la región, la mayor cantidad en 15 años, según el proveedor de datos EPFR Global.

Los países emergentes enfrentan la amenaza de la baja en los precios de las materias primas, de los cuales muchos son productores, y del posible incremento en las tasas de interés en Estados Unidos, lo cual hace que ese mercado sea más atractivo. En su informe sobre Perspectivas económicas globales , el Banco Mundial señaló que la transición en la economía global, con la esperada alza de las tasas de interés en EE. UU. y los bajos precios de las materias primas, forzaron las economías emergentes a enfrentar una notable ralentización (menor crecimiento) para la que deberán “abrocharse el cinturón”.

Costa Rica tiene bonos de deuda externa. Máx Soto, economista local, descarta que puedan resultar afectados. | ARCHIVO
Costa Rica tiene bonos de deuda externa. Máx Soto, economista local, descarta que puedan resultar afectados. | ARCHIVO

“En el Banco Mundial, como en los aviones, acabamos de encender la luz de ‘abróchense los cinturones’. Estamos recomendando a los países, especialmente a los emergentes, que se abrochen los cinturones” , señaló el economista jefe de esta institución, Kaushik Bashu.

Menor crecimiento. La economía global se espera que crezca ahora un 2,8% en el 2015 frente al 3% calculado en enero, y las emergentes un 4,4 %, por debajo del 4,8% pronosticado previamente.

El economista costarricense Max Alberto Soto, director del Instituto de Investigaciones en Ciencias Económicas de la Universidad de Costa Rica, no cree que esto pueda generar un efecto contagio que afecte a Costa Rica.

“Me parece que eso que afecta, sobre todo, a países que dependen en forma importante de la exportación de recursos naturales, que han sido afectados hacia la baja en los precios, sobre todo por la demanda de China, no creo que vaya a constituir un efecto de contagio a países que más bien han tenido una mejora en sus términos de intercambio”, resaltó.