Recaudación subió en ventas; egresos en salarios e intereses de deuda se ralentizan

Por: Óscar Rodríguez 7 mayo, 2014

Los ingresos del Gobierno Central crecieron porcentualmente más que los gastos durante el primer cuatrimestre del año, según las cifras fiscales publicadas ayer por el Ministerio de Hacienda.

La combinación de estas dos variables generó que el déficit fiscal cerrara, a abril anterior, en un 1,7% del producto interno bruto (PIB). Para el mismo periodo del 2013, fue del 1,8% del PIB.

Édgar Ayales, ministro de Hacienda, calificó de positivo que el déficit se contrajera un poco.

“La caída del 0,1 fue en el gasto del Gobierno, más que por un tema de los ingresos”, enfatizó Ayales.

Ingresos y gastos fiscales.
Ingresos y gastos fiscales.

La recaudación tributaria tuvo un aumento interanual del 8,2% en los primeros cuatro meses del año, frente al mismo periodo del 2012. Mientras tanto, los egresos del Poder Ejecutivo se incrementaron un 7,4% en el mismo periodo.

La evolución en los ingresos se fundamentó en el alza interanual del impuesto sobre las ventas, principalmente por bienes importados. Este tributo creció un 9% durante el primer cuatrimestre del año.

El jerarca de Hacienda explicó hubo un efecto positivo en la recaudación en Aduanas debido a la apreciación del dólar reportada en los primeros meses del año.

En el caso del gasto, la desaceleración registrada fue por una reducción en el pago de intereses de deuda, que cayeron un 12% en el acumulado a abril anterior frente al mismo periodo del 2013.

Ayales también resaltó que el pago de salarios del Gobierno creció a un menor ritmo este año.

Al primer cuatrimestre, las remuneraciones reportaron una tasa interanual del 7%, mientras el año pasado fue del 9,3%.

El Gobierno pagó ¢650.729 millones a más de 207.000 funcionarios públicos durante el primer cuatrimestre del año.

El Ministerio de Educación Pública (MEP) representa el 60% de la planilla gubernamental.

Recursos sin uso. Ayales, acompañado por los viceministros de Hacienda, presentó ayer una rendición de cuenta al cierre de la actual Administración.

Sobresale en el balance que el país tiene a disposición más de $10.000 millones en créditos externos, de los cuales la mayoría de los recursos no han sido utilizados.

Dicho dinero es principalmente para la realización de obras de infraestructura. Sobresalen proyectos en ejecución como la carretera Bajos de Chilamate –Vuelta Kooper, que comunicará la región Huetar Norte con la Atlántica, y el alcantarillado sanitario josefino.

Jordi Prat, viceministro de Inversión y Crédito Público, reconoció que Costa Rica tiene una muy mala gestión en la ejecución de créditos externos, pero enfatizó que son el exceso de trámites y las apelaciones entre empresas los que frenan el uso del dinero.