Por: Óscar Rodríguez 20 noviembre, 2014

Gustavo Picado, gerente Financiero y de Pensiones a.í. | Abelardo Fonseca
Gustavo Picado, gerente Financiero y de Pensiones a.í. | Abelardo Fonseca

¿Por qué crece más la participación de los empleados de la Caja en los créditos hipotecarios con fondos del IVM?

El trabajador de la Caja logra tener acceso a cierta información, porque (los créditos), no necesariamente se publicitan tanto. El empleado de la Caja es un cliente con una participación importante en la cartera, del 25% al 30%. También, la competencia bancaria ha reducido la participación de los clientes particulares, pero más que la rapidez con que crece el crédito entre empleados, hay un menor dinamismo entre clientes particulares.

”Los empleados de la institución no tienen ninguna condición especial; se les trata exactamente igual que cualquier otro asegurado activo, que quiera un préstamo”.

¿El acceso a información favorece a los empleados de la Caja sobre el resto de cotizantes?

Hay una comunicación informal entre los empleados de la institución, que conocen la alternativa y la recomiendan.

”El trato es igual entre trabajadores y particulares, pero en los empleados hacemos una deducción directa del salario y nos permite reducir enormemente la morosidad”.

¿Por qué los créditos de la Caja dejaron de ser apetecidos? Antes la gente hacía fila.

Antes había un enfoque de un préstamo de bien social, pero había bajos créditos con alta morosidad. No limitamos el acceso a personas de ingresos bajos, pero se impulsó una diversificación del portafolio y, por eso, hoy damos préstamos hasta por ¢110 millones.

¿Resulta bueno para el IVM dar créditos, dada la fuerte competencia bancaria en el país?

Sí. Primero significa un beneficio adicional para la persona que está cotizando, pues brinda la opción de obtener un préstamo con tasas competitividad. Además, los créditos hipotecarios son una forma de diversificar los fondos del IVM, aunque representen un porcentaje bajo (3,17% del total de inversiones en el 2013). Por último, la tasa de rentabilidad de los créditos es alta.