Dinero proviene de la venta del eurobono y las captaciones en el mercado interno

Por: Patricia Leitón 8 abril, 2015
Policías en la plaza de la Democracia. El Gobierno pide préstamos entre inversionistas nacionales y extranjeros por medio de la venta de bonos, para financiar los gastos que no puede cubrir con el dinero de los impuestos. Una de las erogaciones es el pago de la seguridad ciudadana. | RAFAEL MURILLO/ARCHIVO
Policías en la plaza de la Democracia. El Gobierno pide préstamos entre inversionistas nacionales y extranjeros por medio de la venta de bonos, para financiar los gastos que no puede cubrir con el dinero de los impuestos. Una de las erogaciones es el pago de la seguridad ciudadana. | RAFAEL MURILLO/ARCHIVO

La abundancia de fondos que tiene depositados el Gobierno en el Banco Central permite que el déficit fiscal no presione las tasas de interés.

El Ejecutivo tiene fondos en el instituto emisor por ¢730.000 millones, el mayor monto desde mayo del 2013.

Según señaló el Banco Central en su comentario sobre la economía nacional, del 20 de marzo, con estos recursos el Gobierno tiene una situación de caja relativamente más holgada, por lo que no se esperan presiones adicionales sobre las tasas.

Este dinero proviene del eurobono por $1.000 millones que vendió el Gobierno en los mercados internacionales, el mes pasado, y de las captaciones internas.

Para el primer semestre del 2015, el Ejecutivo planeó captar ¢1,1 billones y en los primeros tres meses ya vendió bonos por el 61% de dicho monto.

Cuando el Gobierno coloca bonos para captar colones y así financiar sus gastos, compite con otros intermediarios y debe ofrecer intereses atractivos.

¿Por qué tasas no han subido? No obstante, en el primer trimestre, Hacienda pudo captar, sin presionar las tasas al alza. Analistas señalaron varias razones.

“Lo ha logrado, pues se terminó de gastar el bono anterior de $1.000 millones, la reducción en el precio del petróleo liberó recursos, el Banco Central bajó las tasas de interés y se han inyectado colones por la compra de dólares”, dijo Gerardo Corrales, gerente del BAC San José.

También, según Carolina Hernández, jefa de Negociaciones Bursátiles de Aldesa, ha influido la estrategia financiera.

Fondos del Gobierno.
Fondos del Gobierno.

“Creemos que la efectividad del Gobierno para estas captaciones ha sido, básicamente, por una muy buena lectura de los intereses de los inversionistas”, señaló Hernández.

El Gobierno también ha realizado canjes de deuda, que consisten en cambiar los títulos que van a vencer por otros de más largo plazo, lo cual procura hacer más manejable la deuda pública.

“Hay presión, pero manejable y los canjes han sido una estrategia que ha venido siendo efectiva para el Gobierno, ya que eliminan presión de corto plazo”, sostuvo Hernández.

Para el exministro de Hacienda Thelmo Vargas, ha existido un entorno favorable.

“El entorno internacional, de bajas tasas de interés, inflación y precios de derivados del petróleo, es inusualmente favorable, por lo que –por ahora– el alto déficit fiscal no ejerce presión indebida”, comentó Vargas.

“Sin embargo, añadió, la acumulación de deuda pública es muy preocupante, porque un cambio en el entorno, por ejemplo, que suban las tasas internacionales de interés, lo cual es probable que suceda en pocos meses, estrujará el gasto público, pues el servicio de la deuda será mucho más oneroso”, añadió el exjerarca de Hacienda.

Corrales también estimó que si no hay reforma tributaria, recorte de gastos y las agencias nos vuelven a reclasificar, la situación se complicará en el 2016 y en el 2017.

Etiquetado como: