Omitir declaración de impuestos y estar desinscritos fueron mayores problemas

Por: Óscar Rodríguez 14 agosto, 2014

La Dirección General de Tributación (DGT) denunció ayer que la mayoría de los proveedores de los partidos políticos reporta anomalías fiscales.

La entidad detectó irregularidades tributarias en el 72% de las casi 3.000 empresas y profesionales que vendieron servicios a las agrupaciones políticas, según la información financiera de los partidos dada por el Tribunal Supremo de Elecciones (TSE).

El fisco también encontró deficiencias en 151 donantes de dinero de los partidos.

A raíz de las anomalías halladas, se anunció el inicio de procesos de fiscalización a los proveedores y donantes de los partidos políticos.

La mitad de los proveedores no declaró impuestos, al no estar inscrita ante la DGT. El resto no presentó la última declaración de tributos y la venta de bienes y servicios a los partidos no coincide con lo declarado ante el fisco, detalló Fernando Rodríguez, viceministro de Hacienda.

“El nivel de incumplimiento es elevadísimo. Es importante la revisión, porque los proveedores reciben el pago de sus servicios de la deuda política, que son recursos públicos”, agregó Rodríguez.

Las irregularidades se dieron a conocer luego del anuncio de Tributación de un nuevo plan para ejercer mayor control fiscal sobre los profesionales liberales.

Tributación anunció que la revisión de los proveedores y donantes de los partidos políticos abarcará hasta diciembre 2013, así como la campaña electoral del 2010. La fiscalización del proceso presidencial del 2014 se hará una vez que el TSE finalice el análisis de la liquidación. | ARCHIVO/ALEXANDER OTÁROLA
Tributación anunció que la revisión de los proveedores y donantes de los partidos políticos abarcará hasta diciembre 2013, así como la campaña electoral del 2010. La fiscalización del proceso presidencial del 2014 se hará una vez que el TSE finalice el análisis de la liquidación. | ARCHIVO/ALEXANDER OTÁROLA

Detalle. El fisco realizará la supervisión de proveedores y donantes con base en las reportes financieros presentados por los partidos hasta diciembre anterior y de la campaña del 2010.

Los gastos del reciente proceso electoral, valorados en ¢15.000 millones, no están incluidos porque el TSE recibió la última liquidación la semana anterior.

Sin embargo, Carlos Vargas, director de Tributación, dijo que la información será remitida en las próximas semanas, con lo cual se iniciará el proceso de revisión de los recientes comicios.

Rónald Chacón, jefe del Departamento de Financiamiento de Partidos Políticos del TSE, explicó que cuando revisan los gastos de los partidos, corroboran la validez de los egresos, mientras que las omisiones tributarias son competencia de la DGT.

“Sí hemos alertado cuando hemos detectado inobservancias graves en materia de obligaciones tributarias”, dijo Chacón.

Bernal Jiménez, presidente del Partido Liberación Nacional, reconoció que hubo errores cometidos en el pasado por la agrupación, que desean enmendar.

“Me parece que los gastos de campaña, de todos los partidos, tienen que ser transparentes. Hay una inmensa desconfianza sobre la clase política y se debe estar anuente a la revisión”, expresó Jiménez.

Para Rodolfo Piza, secretario general del Partido Unidad Cristiana, es imposible que las agrupaciones determinen si cada proveedor está al día con el fisco.

“El Partido cumple con dar la información”, comentó Piza.