Por: Óscar Rodríguez 1 junio, 2015
Trabajadores de la Municipalidad de Esparza, en Puntarenas, trabajan en la construcción de una alcantarilla pluvial. | RONNY SOTO/ARCIVO
Trabajadores de la Municipalidad de Esparza, en Puntarenas, trabajan en la construcción de una alcantarilla pluvial. | RONNY SOTO/ARCIVO

Los gobiernos locales tienen graves fallas estructurales que les impiden hacer un uso eficiente de los recursos públicos transferidos por el Poder Ejecutivo, y de los propios ingresos por tributos municipales.

Para la Contraloría General de la República, las principales deficiencias son la ausencia de políticas y sistemas de contabilidad, además de débiles controles en los procesos de ingreso y ejecución de recursos.

Tales problemas impiden al menos a la mitad de los 81 cantones de Costa Rica resolver, de manera eficiente, los problemas que aquejan a los ciudadanos.

“No todas las municipalidades disponen de estructuras organizativas actualizadas que les facilite el desarrollo local”, enfatizó German Mora, gerente del área de Desarrollo Local de la Contraloría.

De hecho, el Índice de gestión municipal , realizado por el ente contralor, muestra una mejora limitada en los principales indicadores desde el 2006 al 2013, cuando se presentó el más reciente informe.

Los mayores rezagos son en las áreas de gestión comunitaria (aseo de vías y calles o la recolección de desechos); pero tiene los mejores resultados en el área administrativa y de recursos humanos.

El Índice de competitividad cantonal , del Observatorio para el Desarrollo de la Universidad de Costa Rica, muestra leves cambios entre los años 2006 al 2011.

Para el diputado liberacionista Juan Marín, es necesario que el Gobierno Central gire el 10% de sus ingresos ordinarios a las municipalidades, tal como se aprobó en la reforma constitucional del 2001, pues los municipios podrán destinarlos a obras cantonales.

“No es cierto que los municipios no tengan la capacidad para utilizar los recursos transferidos por el Gobierno. Sí hay capacidad; pero los atrasos en el giro del dinero impide usar los recursos actuales”, aseguró Marín.

Dirigentes municipales y el Ministerio de Hacienda están, desde finales del 2014, en disputa por la forma en que se trasladaban recursos .

El año pasado, el Ministerio decidió eliminar la práctica de girar dinero de manera anticipada a los gobiernos locales para el arreglo de vías cantonales.

Para Gilberto Monge, vicepresidente de la Asociación Nacional de Alcaldías e Intendencias (ANAI), el traslado de dinero, durante los últimos meses del año, impide utilizar los recursos, dada la rigidez presupuestaria de ejecución por año calendario.