Aumento en cantidad de cuotas mínimas para anticipar el retiro equivale a cinco años adicionales de trabajo.

Por: Óscar Rodríguez 2 octubre, 2015

San José.

La Caja y Supén tienen casi una década de enfrentamientos en la ruta para determinar el verdadero estado de salud del IVM. | RONALD PÉREZ
La Caja y Supén tienen casi una década de enfrentamientos en la ruta para determinar el verdadero estado de salud del IVM. | RONALD PÉREZ

El acuerdo de la Junta Directiva de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) de eliminar en forma progresiva la posibilidad de optar por la pensión anticipada y pagar una penalización, tiene como objetivo reducir la cantidad de personas que anualmente solicitan dicho beneficio.

El plan de la Caja es comenzar a aumentar, a partir del 1.° de noviembre del 2015, la cantidad de cuotas que el trabajador necesita tener reportadas para poder solicitar el adelanto de pensión, hasta cerrar totalmente la posibilidad de usar esta figura en diciembre del 2018.

Aunque el alza de la cuota para el anticipo rige a partir del próximo mes, la aplicación de la medida no será inmediata, sino que comenzará a regir 18 meses después.

Los directivos decidieron aumentar de 300 a 360 las cuotas mínimas necesarias para el anticipo de pensión. El cambio equivale a cinco años adicionales de trabajo para acceder al adelanto de la jubilación.

En el 2017, el número de cuotas necesarias sube a 420 y en el 2018 pasa a 452 las mujeres y 462 los hombres.

La Caja incorporó la pensión anticipada, en el 2005, como un beneficio adicional para los cotizantes; pero estableció la medida de penalización. En el caso de las mujeres al cumplir los 60 años pueden tramitar el retiro, pero con una reducción del monto de la pensión del 34,8%.

En el caso de los hombres, el beneficio aplica a los 62 años con una reducción del 21.3%, según el Reglamento del Seguro de Invalidez, Vejez y Muerte.

Jaime Barrantes, gerente de Pensiones de la CCSS, explicó que el cambio avalado implicará una baja inmediata en el gasto por pensiones del régimen, pues los beneficiarios tardarán más tiempo en alcanzar los requisitos para jubilarse de manera anticipada.

Las nuevas reglas avaladas son las siguientes.

  1. Se modifica de 300 a 360 el número mínimo de cuotas, para solicitar esta opción a la edad de 60 años las mujeres y 62 años a los hombres. La medida rige el 1 .° de noviembre del 2015; pero se aplica a partir del 1 .° de mayo del 2017.
  2. Modificar de 360 a 420 el número mínimo de cuotas a partir del 1 .° de mayo del 2017, pero la medida se aplicará a partir del 1 .° de diciembre del 2018.
  3. Modificar de 420 al límite de cuotas establecido en el reglamento del IVM (452 las mujeres y 462 los hombres) a partir del 1. ° de diciembre del 2018. En este último tramo la pensión anticipada con penalización queda técnicamente eliminada, pues las cuotas necesarias son iguales a las cotizaciones necesarias para optar por la jubilación regular.