31 enero, 2015

EFE. Washington. La economía de Estados Unidos creció a un ritmo anual del 2,6 % en el último trimestre de 2014.

Esto representó una desaceleración, luego del avance de 5% registrado en el periodo de julio a septiembre, informó ayer el Departamento de Comercio.

El primer cálculo del Gobierno estadounidense sobre la evolución del producto interno bruto (PIB), entre octubre y diciembre pasados, fue inferior a lo esperado por economistas.

La proyección era para un crecimiento cercano al 3%.

El gasto de los consumidores, que equivale a más de dos tercios de la actividad económica de ese país, aumentó un 4,3 % en esos últimos tres meses.

En el periodo previo había crecido a un ritmo del 3,2 %, por lo que registró así su mayor avance trimestral desde el 2006.

Sin embargo, ese fuerte impulso en el gasto realizado por los compradores no sirvió para evitar la desaceleración.

Al contrario, la caída fue impulsada por la reducción de la inversión empresarial, la debilidad del gasto público y el aumento de las importaciones, de acuerdo con el informe oficial.

Moderado. Con crecimientos de 4,6% en el segundo trimestre y 5% en el tercero, la economía de EE. UU. registró entre abril y septiembre su mejor expansión semestral desde mediados del 2003.

Para todo el 2014, el crecimiento fue moderado, con un ritmo promedio del 2,4%, según el Departamento de Comercio.

Entre tanto, los especialistas anticipan que este 2015 será un buen año, una proyección que responde a que el gasto de los consumidores se verá reforzado por la mejora del mercado laboral.

Además, otro elemento a considerar en la mejora del consumo, según expertos, es la caída de los precios de la gasolina.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) revisó al alza la previsión de crecimiento del PIB de Estados Unidos para el 2015, al situarla en un 3,6%.