6 agosto

Madrid

La economía de España mostró un dinamismo mayor al esperado en el segundo trimestre del año, que recupera su PIB previo a la crisis, gracias al impulso del consumo y el turismo, pero también de las exportaciones industriales.

“Hemos recuperado el nivel de riqueza que teníamos antes de la crisis”, se congratuló el presidente del gobierno, el conservador Mariano Rajoy.

La primera estimación mostró un alza del 0,9% del Producto Interior Bruto (PIB) en el segundo trimestre de 2017, frente al 0,8% del primer trimestre.

España, aquejada en estos días por una ola intensa de calor, tuvo un crecimiento del 0,9% en el segundo trimestre. | AP
España, aquejada en estos días por una ola intensa de calor, tuvo un crecimiento del 0,9% en el segundo trimestre. | AP

De confirmarse la cifra, implicaría que el PIB se situó incluso “por encima del máximo previo a la crisis, alcanzado en el segundo trimestre de 2008”, precisó a la AFP una portavoz del ministerio de Economía .

Los seis primeros meses del año fueron más dinámicos de lo esperado, lo que llevó al gobierno a revisar al alza su previsión de crecimiento para 2017, hasta el 3%, lo que también hicieron el Banco de España y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

“Es perfectamente factible” que España supere el 3,2% de crecimiento alcanzado tanto en 2015 como en 2016, ha asegurado el ministro de Economía , Luis de Guindos.

En ese caso, el PIB se ubicaría en torno a los 1,150 billones de euros, contra los 1,116 en 2008.

En un país en el que el estallido de la burbuja inmobiliaria agravó los efectos de la crisis mundial, el FMI saludó el desempeño de un “sector servicios muy dinámico orientado a la exportación que ha permitido no depender tanto de la construcción”.

Si bien el crecimiento de España es dos veces superior a la media de la zona euro, su tasa de desempleo también lo es.

Con un 17,2%, España sigue teniendo el dato más elevado después de Grecia y detenta el primer lugar en contratos temporales.

En cuanto a la deuda pública, esta pesa el triple que antes de la crisis.

“La herencia de la crisis no se ha superado aún del todo” y España seguirá siendo “demasiado vulnerable a los choques exteriores” si no soluciona rápidamente sus problemas, advirtió el FMI.

Cifras récord

Allí destaca el sector del turismo, que bate récord tras récord desde hace cuatro años, con el logro de haber recibido a 75 millones de visitantes en 2016.

Desde 2013, el país ha recibido a 15 millones de turistas suplementarios, y las sumas que suelen gastar los extranjeros superan a las de los viajeros españoles, explicó Juan Pedro Aznar, profesor de Economía de la escuela de comercio Esade.

Según estimaciones, el sector turístico representa entre el 6% y el 11% del PIB español.

Pero los propios profesionales del sector advierten regularmente sobre la fragilidad de estas cifras excepcionales, en parte alcanzadas gracias a factores coyunturales como la inseguridad en otros países que hace que muchos visitantes opten por España.

Las exportaciones de mercancías están en pleno apogeo, y las encabezan los automóviles, productos químicos y agroalimentarios.

Deberían crecer un 6% esta año, adelantó el instituto BBVA Research.

Aunque España mantiene un déficit comercial por el petróleo, las exportaciones aumentan a una velocidad más rápida que las importaciones.

La aceleración se explica “en buena parte” por la recuperación económica de los países clientes, tanto en Europa, principal destino de las exportaciones españolas, como en países emergentes, “principalmente China pero también América Latina”, explicó a la AFP Miguel Cardoso, economista de BBVA Research.

Pero las buenas ventas en el extranjero, en alza desde hace año y medio, también se relacionan con “las ganancias de competitividad” que han permitido “ganar cuotas de mercado”, gracias a inversiones y bajos salarios poscrisis, precisó el experto.

La industria da señales claras de recuperación: las inversiones en maquinarias pesadas aumentaron 30% en cuatro años, según BBVA Research.

El principal pilar del crecimiento sigue siendo el vigoroso consumo de los hogares (un 60% del PIB), pero no será eterno.

“Se debía a la demanda que se había pospuesto durante el periodo de crisis”, como por ejemplo la compra de un automóvil, pero “este tipo de gasto no se puede producir todos los años”, señaló Cardoso.

También los salarios españoles siguen bajos: 27% por debajo de Francia y 36% por debajo de Alemania, según Adecco.