Los supuestos evasores no declararon el valor de mercancías al momento de su nacionalización o lo hicieron de "manera incorrecta"

 20 julio, 2016
Hacienda pidió 12 plazas para aduanas y tributación. | ARCHIVO
Hacienda pidió 12 plazas para aduanas y tributación. | ARCHIVO

Una investigación realizada por Aduanas reveló que se habrían dejado de pagar más de ¢53.000 millones en impuestos por parte de 335 importadores que no declararon los cánones y derechos de licencia, en un solo periodo fiscal.

Los supuestos evasores no declararon el valor de mercancías al momento de su nacionalización o lo hicieron de "manera incorrecta".

De acuerdo con un comunicado de prensa del Ministerio de Hacienda, los responsables de hacer la declaración no incluyeron lo que corresponde en el pago de cánones y derechos de licencia, también conocidos como royalties o regalías.

La investigación concluyó que se dieron una serie de anomalías en las declaraciones de valoración de las mercancías que firma el importador y luego son anexadas por el agente aduanero a la declaración de importación de esas mercancías.

De acuerdo con lo pactado en los contratos de compra-venta de mercancías en los mercados internacionales y en otros documentos contables, los pagos de cánones los realizan las empresas de Costa Rica cuando adquieren mercancías con un derecho protegido o de observancia de propiedad intelectual, relacionado con marcas registradas, usualmente, de cierto prestigio comercial.

"Desde hace varios años y con mayor énfasis ahora, el Servicio Nacional de Aduanas ha venido recordando a los importadores, a los agentes de aduanas, a representantes de marcas extranjeras y a cámaras empresariales, la importancia de que atiendan las normas antes citadas y la obligatoriedad de cumplir con ese marco regulatorio", dijo Benito Coghi, director general de Aduanas.

De acuerdo con el funcionario, en un caso se evidenció una evasión por ¢450 millones en impuestos que se dejaron de pagar en un año fiscal.

Hacienda advirtió que se mantendrán los controles para verificación del cumplimiento por parte de los importadores y agentes aduaneros.