Ministerio de Hacienda resalta que el mayor disparador sigue siendo el pago de intereses

Por: Marvin Barquero 20 septiembre

San José.

El déficit fiscal del Gobierno central (diferencia entre ingresos y gastos) se colocó en el 3,2% del producto interno bruto (PIB), en el acumulado de los primeros ocho meses del año, dato superior al 2,9% que resultó entre enero y agosto del 2016, informó el Ministerio de Hacienda, la tarde de este miércoles 20 de setiembre.

Al presentar las cifras, el viceministro de Hacienda, Fernando Rodríguez, advirtió de que el principal disparador de ese déficit en las finanzas del Gobierno es el pago de intereses por la deuda. Ese gasto pasó de representar un 1,5% de la producción, en el acumulado a agosto de los dos últimos años (2015 y 2016), a ser actualmente un 1,7% del PIB, enfatizó el funcionario.

El viceministro de Hacienda, Fernando Rodríguez, advirtió de nuevo de que el gasto en intereses por la deuda se incrementó un 21,9%, en el acumulado de enero a agosto, con respecto a igual periodo del 2016.
El viceministro de Hacienda, Fernando Rodríguez, advirtió de nuevo de que el gasto en intereses por la deuda se incrementó un 21,9%, en el acumulado de enero a agosto, con respecto a igual periodo del 2016.

Este rubro de atención de los intereses de la deuda se incrementó en casi 22% respecto al acumulado hasta agosto del 2016, y contra 6,8% de aumento en el 2016 respecto al 2015, advirtió el informe presentado por el Ministerio.

Según el viceministro, el Gobierno ha logrado controlar el gasto en remuneraciones, pues este rubro pasó de representar un 4,6% del PIB, en el 2015, a un 4,5% en el 2016, y un 4,3% en este año. Detalló que ese control se logró mediante una rigurosidad en la creación de plazas de trabajo nuevas, así como en la reposición de otras, aunque este tema se ha flexibilizado en los últimos meses para evitar un deterioro en algunos servicios.

Las remuneraciones aumentaron 2,6% este año respecto al acumulado de enero a agosto del 2016, mientras que el año pasado crecieron 3,4%, respecto a los primeros ocho meses del 2015.

 La presidenta de la Academia de Centroamérica y exviceministra de Hacienda, Edna Camacho, dijo que efectivamente la atención de los intereses de la deuda es una bola de nieve en la cual estamos sentados y que crece constantemente. Llamó la atención acerca del crecimiento en el endeudamiento, pues cada vez se añade una suma sobre la cual hay que pagar, de nuevo, intereses.

 Recaudación.

Del lado de la recaudación, el Ministerio de Hacienda reiteró que el ingreso por los impuestos de ventas y de consumo creció a un menor ritmo este año en comparación con el 2016. Ventas subió un 3,6%, menor al 7,5% del 2016, mientras que en consumo la situación es más fuerte, pues su recaudación decreció (-3,5) en este 2017, mientras que en el 2016 subió un 18,3%, respecto al periodo enero-agosto del 2016.

El viceministro Rodríguez argumentó que ese comportamiento se debe al mismo problema informado en meses anteriores y es el cambio de fecha para el ingreso de los vehículos nuevos (del año siguiente). Hasta el año pasado, los modelos del año siguiente entraban en marzo y ahora se cambió la fecha al 1.° de setiembre.

Eso impactó en la merma de la recaudación de consumo (los autos pagan un promedio del 30% del selectivo de consumo). A la suma de ese impuesto, más el precio de entrada del carro se les cobra el impuesto sobre las ventas, por lo cual también se afectó este último.

Este ingreso probablemente mejorará en los últimos cuatro meses del año, consecuencia de la llegada de los modelos nuevos y de un esperado incremento en las ventas, según el viceministro Rodríguez.

El jerarca dijo, finalmente, que hay satisfacción por la estabilidad en el ingreso por el impuesto de renta, cuya recaudación subió un 12,4% este año, contra un 13,3% del año anterior.

Para Camacho, tres factores se combinan en el problema. El primero es una desaceleración en todos los impuestos, la cual afecta especialmente a consumo y ventas, pero también a renta, aunque mantiene crecimiento a tasas altas, dijo en coincidencia con Rodríguez.

El segundo, destacó Camacho, es efectivamente el aumento en el pago de intereses, en lo cual se puede reflejar ya también el alza de las tasas de interés, aunque este tema todavía no se ha medido.

En tercer lugar, la exviceministra detalló que los gastos –excluyendo intereses– también suben, al menos en un análisis de las cifras a julio, pues aún no conocía el informe a agosto.

Al consultarle acerca de eventuales salidas, dijo que hay de todo un poco, porque se debe controlar mucho más el gasto, revisar las transferencias, controlar el endeudamiento y mejorar la recaudación luego de adecuar la organización tributaria para que refleje mejor la actual estructura económica el país.