Por: Patricia Leitón 18 agosto, 2016
El ministro de Hacienda, Helio Fallas, dio los resultados de las finanzas del Gobierno en conferencia de prensa.
El ministro de Hacienda, Helio Fallas, dio los resultados de las finanzas del Gobierno en conferencia de prensa.

San José

El déficit financiero del Gobierno central (exceso de gastos totales sobre los ingresos totales) alcanzó en los primeros siete meses del año un 2,6% de la producción.

El resultado es mejor que el del acumulado en el mismo periodo del año anterior, que fue de 3,2% de la producción.

Los ingresos totales, que provienen principalmente de la recaudación de impuestos aumentaron un 10,5% en los primeros siete meses del año respecto a igual periodo del año anterior, mientras que los gastos totales subieron un 3,2%.

El exministro de Hacienda, Thelmo Vargas, consideró positivo el crecimiento en el impuesto sobre la renta, de 17% en los primeros siete meses del 2016 respecto a igual periodo del 2015, pero señaló que habrá que valorar si es sostenible en el tiempo, o si se trata de acciones que solo operaron por una vez.

"Por el lado del gasto, se nota un bajo crecimiento en las remuneraciones, en mucho debido a la baja inflación del periodo, pero las transferencias al sector público, que son un renglón importante, crecieron un 7.2%. También la carga de intereses, pero este es un factor un tanto exógeno. Sobresale que los gastos de capital, o sea, inversiones, decayeron un 20%. Esto no es bueno", añadió.

El ministro de Hacienda, Helio Fallas, explicó que el déficit primario (diferencia entre ingresos y gastos excluyendo intereses) también se redujo de 1,7% de la producción a 1,1% de la producción.

El ministro explicó que esto significa que el Gobierno tuvo que endeudarse menos.

No obstante, llamó la atención en que la deuda acumulada les genera un gasto creciente en intereses.

En el comunicado de prensa, Hacienda explica que a julio de este año el saldo de la deuda es de ¢13.4 billones y que, de seguirse postergando las decisiones para contar con nueva legislación que mejore la calidad del gasto y aumente los ingresos, para el 2017 la deuda del Gobierno Central llegará al 50% del PIB.

"Si bien a julio el crecimiento de los ingresos por encima de los gastos evidencia la mayor diferencia favorable de los últimos siete años entre ambos rubros, así como el efecto de las políticas iniciadas en el 2014, los esfuerzos son insuficientes, porque parte del presupuesto se financia con deuda y persiste el déficit primario. Esta situación puede afectar la calificación de riesgo país, con todas las implicaciones que ello pudiera tener. Ante esta situación, el fortalecimiento de la Hacienda Pública se hace impostergable", dijo Fallas.

El exministro de Hacienda, Francisco de Paula Gutiérrez, opinó que sin duda la dinámica de los intereses no es positiva.

"El problema es que la razón deuda PIB seguirá aumentando, como bien lo señala don Helio, porque todavía tenemos un déficit primario y la tasa real de interés no es significativamente menor que el crecimiento real de la economía. El problema de los intereses no ha sido más complicado porque hemos tenido una etapa de tasas de interés muy bajas, tanto internas como externas, la cual no se mantendrá en el futuro", aseveró Gutiérrez.