Investigación insta al país a aumentar la cobertura en número de contribuyentes

Por: Óscar Rodríguez 25 febrero, 2014

Para Supén, la pensión voluntaria ayudaría a quien no hay cotizado en el IVM. En la foto, un cliente es atendido en Popular Pensiones. | ARCHIVO
Para Supén, la pensión voluntaria ayudaría a quien no hay cotizado en el IVM. En la foto, un cliente es atendido en Popular Pensiones. | ARCHIVO

La pensión no le alcanzará para cubrir el costo de la vida a cuatro de cada 10 jubilados, en el 2050.

Así se desprende del estudio Mejores pensiones, mejores trabajos: Hacia la cobertura universal en América Latina y el Caribe , que fue realizado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y publicado en octubre del 2013.

Entre las principales razones están la informalidad laboral y el menor número de cotizantes al régimen de Invalidez, Vejez y Muerte (IVM), así como al no contributivo, que son administrados por la Caja Costarricense de Seguro Social.

En el régimen del IVM, los aportes de los trabajadores activos se utilizan para pagar las pensiones de los jubilados.

Pero el número de jubilados en el país crecerá a una velocidad más acelerada que la cantidad de contribuyentes.

El informe del BID determinó que, en 36 años, por cada adulto mayor jubilado habrá seis jóvenes cotizando. Sin embargo, la relación era de un pensionado por 11 laborando en el 2000.

Opciones. Para revertir la tendencia, el BID propone aumentar la cobertura del seguro obligatorio entre las micro, pequeñas y medianas empresas mediante la simplificación de trámites.

Édgar Robles, jerarca de la Superintendencia de Pensiones (Supén), explicó que la población con menores ingresos, ligada a la informalidad, es la más afectada, pues no puede consolidar derecho para una pensión del IVM.

Añadió que el sistema de capitalización individual complementario sería la solución. Pero el país carece de beneficios que estimulen ese instrumento.

Para José Luis Quesada, gerente de Pensiones de la Caja, antes de incorporar nuevas propuestas para la sostenibilidad del IVM, es necesario contar con el nuevo estudio actuarial independiente contratado por la entidad. Los resultados estarán listos en seis meses.

“Tenemos una constante vigilancia en el régimen. Se han hecho propuestas al sistema y se harán otras nuevas cuando se sienta que es necesario”, dijo Quesada.

Parte de la discusión en el tema del IVM ha radicado en la necesidad de aumentar los aportes obrero-patronal, así como subir la edad de retiro.

En 2005, se hizo al sistema el último cambio que incluyó incrementar el aporte de los cotizantes, cada lustro, hasta llevarlo al 10%.

Este tema, así como la propuesta de los candidatos presidenciales, Johnny Araya, del PLN y Luis Guillermo Solís, del PAC, sobre el futuro del IVM, se analizarán en el especial “Pensiones” que La Nación publica mañana junto a la Supén.

Etiquetado como: