Por: Óscar Rodríguez 20 mayo, 2014

El proyecto hidroeléctrico Reventazón significa una inversión total de $1.400 millones y aportará una generación de 305,5 megavatios de capacidad. Un trabajador pinta uno de los tubos de la obra. | ARCHIVO/MELISSA FERNÁNDEZ
El proyecto hidroeléctrico Reventazón significa una inversión total de $1.400 millones y aportará una generación de 305,5 megavatios de capacidad. Un trabajador pinta uno de los tubos de la obra. | ARCHIVO/MELISSA FERNÁNDEZ

La Contraloría General de la República (CGR) alertó sobre el rápido crecimiento del endeudamiento en el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE).

El ente contralor recalcó, en su Memoria Anual 2013 , que el incremento de la deuda de la empresa pública se aceleró en los últimos tres años.

Según los estados financieros del Grupo ICE, el pasivo fue equivalente al 45,2% del patrimonio en el 2013. Esto significó un aumento de 10 puntos porcentuales desde el 2010.

Al cierre del 2013, el endeudamiento del Grupo ICE ascendía a ¢2,4 billones.

El dinero se invierte, en su mayoría, en el desarrollo de nueva infraestructura energética y la ampliación de la telefonía móvil. También incluye la sustitución de deuda cara por otra a condiciones de tasas favorables.

En la información de la deuda la compañía estatal incluye al ICE y a sus subsidiarias, la Compañía Nacional de Fuerza y Luz (CNFL), Radiográfica Costarricense (Racsa) y Cable Visión.

El patrimonio del grupo empresarial público ascendía, a diciembre pasado, a ¢5,3 billones, según los estados financieros auditados de la empresa de los cuales tiene copia La Nación .

Composición. El 72% del endeudamiento de la entidad es a largo plazo y sobresale la emisión de bonos por un monto de ¢1 billón.

El resto de la deuda se reporta en instrumentos a corto plazo.

El pasivo del Grupo ICE empezó a concentrarse en títulos de deuda, tras la emisión de bonos hecha por la entidad en los últimos dos años, señala la CGR.

“El nivel de deuda que hoy tiene la empresa es adecuado para el tipo de negocio, sin embargo hemos sido muy cuidadosos en la asignación de los recursos provenientes del financiamiento para aquellos proyectos prioritarios que garanticen la prestación de los servicios”, dijo Martín Vindas, gerente general del ICE.

Inversiones. El ICE tenía, a diciembre anterior, una inversión en construcción por más de ¢600.000 millones. Los desembolsos parciales para el proyecto hidroeléctrico Reventazón, en Siquirres, representaron la mitad de los recursos en ejecución.

La CNFL tenía proyectos en edificación por un valor de ¢160.586 millones al final del 2013. La planta hidroeléctrica Balsa Inferior, en Florencia de San Carlos, consumió el 96% del dinero.

En Racsa, la inversión ascendía a ¢230 millones para su red de 300 kilómetros de fibra óptica del servicio de Internet, según los estados financieros del Grupo ICE.

Etiquetado como: