Economía

Clave Fiscal

En cierre fiscal

Actualizado el 14 de octubre de 2013 a las 12:00 am

Economía

En cierre fiscal

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Carlos Camacho, Contador Público Autorizado. Archivo
ampliar
Carlos Camacho, Contador Público Autorizado. Archivo

Dado que estamos inmersos dentro del proceso de cierre fiscal, no podemos dejar de recordar a los contribuyentes la importancia que tiene tomar en consideración aspectos que fundamentalmente atienden a las consecuencias de las decisiones financieras con incidencia tributaria. Esto dada la condición actual del riesgo que conllevan dichas decisiones a la luz de un entorno en el que el déficit fiscal que es el pan de cada día en Hacienda; y donde se denota obviar la gestión aguerrida de Tributación por fiscalizar –con un ánimo de orden meramente recaudatorio– no es la acción correcta. El contribuyente debe tener en cuenta que los plazos de fiscalización se han ampliado de forma significativa desde la ley 9069, que aumentó la prescripción, en el peor escenario, a diez años.

El contribuyente, cuando se siente a analizar sus declaraciones de renta, tiene que plantearse varias hipótesis. En primer lugar, si una operación está claramente documentada de manera que, con independencia a quien esté de encargado de finanzas o contabilidad de la empresa, si la misma llega a ser fiscalizada en diez años, no dependerá de los muertos, sean personas o empresas. En segundo lugar, debe preguntarse si el criterio con el que está clasificando actividades como gravables o no, se sostiene no solo a la letra de la norma sino a la actual interpretación desarrollada por la jurisprudencia administrativa y judicial. En tercer lugar, debe analizarse si estos criterios han sido validados recientemente, sea durante el periodo fiscal 2013, o si lo estamos haciendo como usualmente lo hacíamos. Por otra parte se debe determinar quién efectuó la validación de la posición fiscal que está asumiendo el contribuyente, ¿el mismo que preparó la contabilidad y la declaración, o un tercero experto objetivo, que pueda aportar –sin vinculación previa a su asunto concreto– la necesaria competencia profesional para lograr el aseguramiento del cumplimiento oportuno de las relaciones con la Administración Tributaria?

Si todo lo anterior le suena desconocido o poco necesario, usted está realmente en problemas, asimismo, si usted no ha iniciado las diligencias para la preparación de sus respectivos estudios de precios de transferencia según lo dictado por el decreto 37.898-H, usted está en problemas más graves aún.

PUBLICIDAD

Si busca ayuda profesional no pague por oír lo que quiere, sino lo que debe, muchas veces nos acomodamos a la búsqueda del “consultor”, más flexible y comprensivo, más tolerante y hasta alcahueta, pero esta no es más que una actitud evasiva de responsabilidad.

  • Comparta este artículo
Economía

En cierre fiscal

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota