Por: Óscar Rodríguez 16 junio, 2015
El IVM administra una reserva de ¢1,8 billones. | ARCHIVO
El IVM administra una reserva de ¢1,8 billones. | ARCHIVO

La Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) comenzó una mayor discusión de la diversificación de los recursos del régimen de Invalidez, Vejez y Muerte (IVM), para lo cual analizan hacerlo en el extranjero.

A marzo anterior, el fondo básico tenía una reserva de ¢1,8 billones y el 93% estaba invertido en bonos del Ministerio de Hacienda y el Banco Central.

Tal dependencia a bonos públicos, junto al alza del riesgo país por el mayor déficit fiscal, es una de las principales preocupaciones de los directivos de la institución autónoma.

“Las concentraciones del 93% que están ahí, con un techo de 94%, indican que se está muy cerca del límite y el riesgo país ya se convirtió en un riesgo sumamente alto para la cartera”, aseguró Renato Alvarado, representante de los patronos en la Junta Directiva de la CCSS.

El directivo agregó, según el acta 8.766 del 5 de marzo anterior, que es necesario buscar invertir fuera del país.

“En una cartera tan grande como la del IVM, si se invierte el 4%, el 5% o hasta el 10%, en realidad son porciones muy pequeñas, pero que le generan rendimientos interesantes”, dijo.

El directivo José Luis Loría, delegado de los trabajadores en la Junta, aceptó que las opciones para invertir en el mercado local son escasas y que el sector privado representa apenas el 2% de las inversiones.

La Gerencia de Pensiones prepara una estrategia para invertir fuera del país.