Por: Patricia Leitón 12 septiembre, 2016

Las obras que realiza el Instituto Costarricense de Acueductos y Alcantarillados (AyA) para construcción de la Planta de tratamiento de aguas residuales “Los Tajos” tiene preocupados a los alcaldes de varias comunidades por el estado en el cual quedan las calles.

La planta permitirá que el agua residual de vecinos de 11 cantones josefinos sea procesada antes de llegar a los ríos; no obstante, implica romper las calles para instalar las tuberías.

El caso más crítico es Coronado donde ya iniciaron las obras.

“Hemos tenido una discusión bastante fuerte con la presidenta de Acueductos (Yamileth Astorga), con todos los ingenieros que ella ha traído (...) de esas reuniones queda muy claro que la institución no tomó en cuenta a la hora de elaborar los carteles la reparación integral de las calles y mucho menos otros daños colaterales que van a quedar”, dijo el alcalde de Coronado, Rolando Méndez.

Se intentó conocer la opinión de Astorga, pero no contestó a las llamadas y mensajes.

Méndez explicó que lo único que está haciendo la Institución es reponiendo el asfalto en las zanjas que va abriendo.

No obstante, el material que cae en las alcantarillas pluviales, los daños en cordones de caño, aceras y demarcación entre otros, no se están cubriendo.

Méndez explicó que le proyecto le genera ingresos a Acueductos porque le van a cobrar la inversión a los usuarios; no obstante, a la municipalidad le heredan un problema, con un costo económico alto y sin capacidad de recuperar la inversión.

Los alcaldes de Moravia y Tibás también externaron su preocupación.

En Moravia, el alcalde Roberto Zoch, explicó que negociaron con el AyA para que el empate entre el relleno que hace el Instituto y el resto de la vía sea de los espesores correctos para evitar afectaciones futuras.

Además, la Municipalidad pospuso inversiones que iban a hacer en las calles que van a ser cortadas para hacerlas luego de los trabajos del Instituto.

En Tibás, el alcalde Carlos Cascante, informó que en este cantón no va a afectar tanto porque la tubería se va a instalar a un costado de la quebrada Rivera, aunque hay tramos en las rutas Moravia hacia Llorente y en León XIII y Cinco Esquinas que serán afectados.

Añadió que el problema mayor que tienen es que la Sala Constitucional les exigió intervenir las tuberías fluviales del cantón, lo cual implica romper cuatro calles principales, entre ellas, , la que pasa por El Cruce, frente a La Nación y hasta donde estaba antes Burger King.

Etiquetado como: