Economía

Eduardo Lizano y Francisco De Paula Gutiérrez

Dudan que haya convenio con FMI

Actualizado el 10 de abril de 1995 a las 03:37 pm

Tardanza en aprobar impuestos impedirá déficit fiscal de 3,5% del PIB

Banco Central no podrá sostener por mucho tiempo sus medidas

Economía

Dudan que haya convenio con FMI

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

El convenio al que el país está comprometido con el Fondo Monetario Internacional (FMI) difícilmente se cumplirá por la imposibilidad de que los cambios en impuestos pasen antes de junio, según criterio de los economistas Eduardo Lizano Fait y Francisco De Paula Gutiérrez.

Aunque positivos por el acercamiento político de las últimas dos semanas, los especialistas dudan que se pueda alcanzar un déficit fiscal de 3,5 por ciento de la producción -frente al 8 por ciento en 1994-.

Dudan que haya convenio con FMI
ampliar
Dudan que haya convenio con FMI
Para Lizano, puede existir la posibilidad de una renegociación de esa meta, para elevarla un poco, pero manteniendo siempre el compromiso de que en diciembre de 1996 el faltante fiscal baje al 0,5 por ciento del producto interno bruto (PIB).

Gutiérrez duda que se pueda lograr el convenio, pero es enfático en decir que, independientemente de un programa de estabilización con el FMI, es urgente resolver el problema fiscal, no con "parches", sino con una verdadera reforma del sector público. Para eso, opina, el Gobierno debe mantenerse firme y llevar a cabo todos los cambios.

Entrevistados por separado, los economistas esbozaron sus criterios sobre la crisis actual del país y sus planteamientos en torno a lo que debe hacerse. Aunque sus actividades diarias se cruzan en varios momentos en la consultoría económica, no por eso sus pensamientos son iguales.

El problema

Como es característico en él, Lizano -expresidente ejecutivo del Banco Central- tiene una forma sencilla de explicar la gravedad del problema fiscal.

"Si uno tiene un resfrío y no se cuida, se le hace una pulmonía. A mediados de 1994 el problema estaba muy circunscrito a lo fiscal; con medidas en ese campo, tanto por el lado de los gastos como por el de los ingresos, se hubiera podido contener. Diez meses después no se ha podido avanzar en este campo y ahora todo es más serio porque el problema fiscal se ha ido a otras partes de la economía, particularmente al sector financiero."

Dudan que haya convenio con FMI
ampliar
Dudan que haya convenio con FMI
Gutiérrez también cuestiona los atrasos en la adopción de medidas para contener la crisis fiscal, que arrojó el año pasado un faltante en las finanzas públicas de ¢104.000 millones, lo que representa un 8 por ciento de toda la riqueza producida en el país.
PUBLICIDAD

"El manejo político del desequilibrio fiscal, el año pasado, fue muy malo. Dejamos que se acumulara el problema y, por tanto, ahora la urgencia es mayor y el tiempo muy poco. La receta fiscal es sencilla; lo que se requiere es voluntad política. El Gobierno hasta ahora ha dado muestras de esa voluntad; en la Unidad están jugando también a postergar decisiones, aunque ya están tomando mayor responsabilidad."

El académico agrega: "Es serio y urgente resolverlo y la única forma de arreglarlo es entrarle a fondo a problemas complicados que requieren voluntad política de los dos lados."

Las reformas las señalan ambos claramente: en pensiones, en el empleo público, en transferencias a universidades; además, debe llegarse a la fusión o cierre de instituciones públicas y programas.

También son del criterio que aunque se hagan estos cambios y la reducción del gasto para este año en ¢32.000 millones se alcance; será necesario que se apruebe la reforma para mejorar la recaudación del proyecto de ley de justicia tributaria y la totalidad o parte de los cambios en impuestos contenidos en el plan de ajuste tributario.

La discusión de esta última iniciativa fue aplazada por el Gobierno y la oposición socialcristiana hasta mayo próximo.

Los retrasos

La postergación de ese acuerdo genera problemas para ratificar dicho proyecto, y eso tiene, a la vez, otras consecuencias, una de las cuales es la imposibilidad de satisfacer, al pie de la letra, lo convenido con el FMI.

"Yo veo muy lenta la aprobación de los impuestos. El Partido Unidad Social Cristiana -PUSC- va a querer pruebas de que el Gobierno va en serio por el lado del gasto. Hay discusiones muy válidas sobre las propuestas gubernamentales y hay que discutirlas", aseguró Gutiérrez.

Lizano analizó los problemas que se afrontan contra el tiempo. "Solo quedan pocos días de sesiones extraordinarias (cuando el Poder Ejecutivo fija la agenda legislativa) y, aun con voluntad política, no va a ser mucho lo que se pueda avanzar. Tenemos proyectos de ley muy importantes pero complejos; de manera que, aunque haya voluntad política, se van a llevar su tiempo. Si se quieren aprobar estas reformas (pensiones, empleo público y otras) previamente a los impuestos no me extrañaría que nos vayamos a llevar buena parte de mayo o junio."

PUBLICIDAD

Continúa: "Eso quiere decir que habrá que ver cuándo se van a ratificar los impuestos. No me extrañaría que alguien diga que para que la oposición no asuma mucha responsabilidad política se pase todo lo demás y que sea en las extraordinarias de agosto cuando se aprueben los tributos. Entonces estaríamos con cuatro meses más de las políticas del Banco Central y los aranceles."

Tanto Gutiérrez como Lizano están de acuerdo con las acciones del Banco Central en el campo monetario. Para el primero, "el mensaje (del instituto emisor) es bueno y es el correcto. No se puede permitir que se desboque esto en inflación y devaluación".

Empero, Eduardo Lizano prevé que el Banco Central no podrá sostener por más de tres meses su política monetaria, que consiste en recoger dinero de la economía, con lo cual las tasas de interés de créditos se han elevado a niveles del 40 por ciento y más.

"El Banco Central, que tiene ahora el peso del ajuste, no va a poder sacar por sí solo la carreta del barreal; para eso, se requieren dos bueyes", señaló. A criterio de los dos economistas, la política monetaria tendrá que aflojarse por las repercusiones que los altos réditos pueden tener sobre la producción. "Eso sería inconveniente porque significaría más devaluación e inflación", advirtió Lizano.

De igual forma piensan sobre la decisión de hace dos semanas de aumentar los impuestos a las importaciones para aliviar un poco el problema fiscal. Para ambos, aplicar la medida por dos o tres meses más puede causar grandes males a la economía.

Sobre la reducción del gasto en ¢32.000 millones, para reducir en dos puntos el desequilibrio fiscal de este año, tienen criterios diferentes.

Francisco De Paula Gutiérrez opinó que esta merma no será sostenible para el próximo año. "No es una reforma estructural; solo es evitar que se gaste más", enfatizó.

Sobre los despidos cree que no pueden ser voluntarios, sino el resultado de programas estatales o instituciones que se cierren.

Lizano, por su parte, duda que esta reducción del gasto pueda efectuarse sin pasar por la reforma del Estado y eso, a su vez, va a requerir acuerdo político. "Los recortes de gasto deben ser verticales y no horizontales. Si se cortan partidas, como gasolina o papel, son horizontales y eso no permite llegar a los ¢32.000 millones. Deben ser verticales, que es cerrar o aplazar programas y afectar a instituciones donde uno de los rubros es el personal", puntualizó.

Esta es una pieza más de la reforma que, para ambos, requiere la economía. Lizano y Gutiérrez creen que la magnitud del problema fiscal es tal que no es posible dejar pasar por más tiempo una solución que lo reduzca o elimine definitivamente.

Quiénes son?

Compañeros de trabajo en la firma consultora Consejeros Económicos y Financieros S.A. (CEFSA); uno, dedicado exclusivamente desde hace varios años al área académica; el otro, asesor económico con la experiencia de haber trabajado en la función pública desde un alto cargo.

Francisco De Paula Gutiérrez, economista, combina su labor como profesor en el Instituto Centroamericano de Administración de Empresas (INCAE) con sus tareas en CEFSA.

  • Comparta este artículo
Economía

Dudan que haya convenio con FMI

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota