Por: Óscar Rodríguez 10 junio, 2014

El juicio entre un grupo de notarios y el Nacional se inició en 2009. | ARCH.
El juicio entre un grupo de notarios y el Nacional se inició en 2009. | ARCH.

El Banco Nacional reservó ¢6.233 millones de sus utilidades del 2013 para enfrentar un eventual pago a un grupo de notarios externos que demandó a la institución.

La entidad bancaria hizo la provisión del dinero –un 24% de sus ganancias el año anterior– por orden de la Superintendencia General de Entidades Financieras (Sugef).

“Se establece la obligación de las entidades financieras sujetas a la supervisión y fiscalización de realizar provisiones de aquellos litigios pendientes, llevados en su contra, siempre que exista una alta probabilidad de que se condene a la entidad financiera”, explicó Javier Cascante, jerarca de la Sugef.

Añadió que la orden fue una medida prudencial y el monto de la provisión fue determinado por el mismo banco.

El Tribunal Contencioso-Administrativo condenó, en setiembre del 2013, a la entidad bancaria a pagarle a 66 notarios externos por poner fin a los contratos sin seguir el debido proceso.

Juan Carlos Corrales, subgerente general del Banco Nacional, confirmó que el monto reservado significa el 50% del total eventualmente a pagar a los notarios.

“Los recursos se tomaron de las utilidades de la institución y deberán estar guardados hasta que no se tome la decisión final. Hay que esperar al final (del proceso judicial) para saber si la provisión es suficiente, si habrá que ajustarla para arriba o no se aplica al darle la razón al Banco”, recalcó Corrales.

La indemnización para cada profesional se calculó con el ingreso promedio de entre dos y cuatro años de prestación de servicios a la entidad financiera.

El proceso judicial en los Tribunales comenzó en el 2009, tras la presentación de una demanda por parte del grupo de notarios, a quienes se les rescindió el contrato.

Etiquetado como: