Por: Patricia Leitón 27 abril, 2015

De los proyectos pendientes para bajar el desempleo y aliviar la pobreza en el segundo año de Gobierno, el Sistema de Banca para el Desarrollo es uno de los más concretos.

Esta iniciativa permitirá prestar dinero a las micro, pequeñas y medianas empresas con condiciones favorables y dar avales a nuevos planes.

En principio, se podrían destrabar $536 millones.

Estos fondos habían estado a la espera de la aprobación del reglamento que reformó la ley que creó el sistema, y de la elección de dos directivos para el consejo rector del sistema.

El reglamento entró en vigencia el 9 de marzo y el miércoles anterior se integraron Enrique Egloff y Luis Alfredo Durán a la estructura directiva.

Con estos pasos ya se pueden comenzar a acreditar entidades con las nuevas condiciones.

El Centro de Acondicionamiento Físico Morén es un proyecto apoyado por el Sistema Nacional de Banca para el desarrollo. | JONATHAN JIMÉNEZ
El Centro de Acondicionamiento Físico Morén es un proyecto apoyado por el Sistema Nacional de Banca para el desarrollo. | JONATHAN JIMÉNEZ

Una de las acreditaciones más esperadas es la del BAC San José, que será el primer banco privado en comenzar a prestar los recursos directamente, y es el que más dinero tiene en el Fondo de Crédito para el Desarrollo.

La entidad comenzará a prestar cerca de $141 millones que hasta ahora no se habían podido usar. Gerardo Corrales, gerente del Banco, informó que en junio presentarán sus programas.

Hoy en día existen 38 entidades activas que tramitan fondos y avales del sistema, y seis más están inactivas.