Por: Óscar Rodríguez 30 diciembre, 2015
El estudio de la UCR determinó que los Comedores Escolares es el programa financiado por Fodesaf donde se atendió al 99% de la población meta durante el 2014. | JORGE ARCE
El estudio de la UCR determinó que los Comedores Escolares es el programa financiado por Fodesaf donde se atendió al 99% de la población meta durante el 2014. | JORGE ARCE

Las ayudas económicas y de asistencia que brinda el Fondo de Desarrollo Social y Asignaciones Familiares (Fodesaf) llegan a los 81 cantones del país y se distribuyen según el número de pobres por municipio.

Así lo corroboró el Informe Anual de Ingresos, Gastos e Inversión Cantonal de los Programas Sociales Selectivos Financiados por el Fodesaf , realizado por el Instituto de Investigaciones en Ciencias Económicas de la Universidad de Costa Rica.

Los recursos, que equivalen a un 2% de la producción interna del país, se distribuyen similarmemte a la pobreza, por lo cual los cantones con más gente pobre reciben más dinero.

El estudio determinó que San José, Pérez Zeledón, Alajuela, San Carlos y Pococí concentran gran cantidad de personas pobres y también reciben la mayor cantidad de recursos.

Sin embargo, criticó que cuando se analiza la incidencia de pobreza por cantón (porcentaje de personas pobres como el total de habitantes del municipio) hay lugares como La Cruz, Upala, Talamanca, Guatuso y Los Chiles en donde la mitad de las personas están en pobreza, pero reciben menos recursos comparado con otros cantones.

Carlos Alvarado, ministro de Desarrollo Humano, explicó que, con base en el Censo 2011, se crearon mapas sociales para determinar dónde se encuentra la población en condiciones de pobreza e invertir más recursos en esos lugares.

Alvarado detalló que el gasto social de este año se priorizó en los 75 distritos que afrontan mayores necesidades.

Por otra parte, el Vigesimoprimer Informe del Estado de la Nación señaló que Fodesaf no ha logrado su objetivo primordial de cubrir a la totalidad de la población en situación de pobreza en el país. No obstante, reconoce que para hacerlo el gasto del Fondo debería crecer en un tercio.

También resaltó que los programas tienen algún porcentaje de filtraciones o beneficiarios que no son pobres.