Por: Óscar Rodríguez 17 marzo, 2015

La firma Deloitte, auditora independiente de la Refinadora Costarricense de Petróleo (Recope), catalogó de “sobrevalorada” la utilidad reportada por la compañía estatal en el 2014, al no registrar todo el nuevo cálculo de prestaciones legales.

Con el registro adicional de ¢18.336 millones de prestaciones legales para sus empleados, Recope tendrá una provisión de cesantía por casi ¢26.000 millones para sus 1.839 servidores. | Archivo/Jorge Arce
Con el registro adicional de ¢18.336 millones de prestaciones legales para sus empleados, Recope tendrá una provisión de cesantía por casi ¢26.000 millones para sus 1.839 servidores. | Archivo/Jorge Arce

Un estudio actuarial contratado por Recope determinó que por los 20 años de cesantía de los trabajadores debe adicionar ¢18.336 millones a los ¢7.657 millones del 2013. La empresa pública decidió incorporar esos recursos en sus pasivos a lo largo del periodo que va de diciembre del 2014 a diciembre del 2015.

“Los estados financieros de Recope al 31 de diciembre de 2014 presentan una subvaluación en las utilidades retenidas, en los pasivos por prestaciones legales, en los gastos de personal, y una sobreevaluación en los resultados”, detalla Deloitte en su opinión calificada.

Édgar Gutiérrez, gerente de Administración y Finanzas de Recope, reconoció que no se hizo toda la provisión por cesantía para que tuviera menos impacto el resultado de la empresa de cara a sus proveedores.