1 agosto, 2014

Buenos Aires. AP Argentina insistió ayer jueves en que no está en cesación de pagos, luego del fracaso de las negociaciones con acreedores en Estados Unidos, mientras las gestiones que llevan adelante los bancos privados asoman como la salida al conflicto.

Cristina Fernández y su ministro de Economía, Axel Kicillof. | EFE
Cristina Fernández y su ministro de Economía, Axel Kicillof. | EFE

Argentina quedó en condición de default técnico tras fallas las conversaciones para un acuerdo con los acreedores de fondos de cobertura estadounidenses, luego de una sentencia a su favor en los Tribunales de Nueva York, en la que exigen el pago inmediato de $1.500 millones.

Un default técnico es una cesación de pagos. Es el estado de un deudor que incumple sus obligaciones de pago con sus acreedores.

Como parte de este litigio, Argentina se vio impedida de cumplir, antes de la medianoche del miércoles, el pago de $540 millones a los tenedores de bonos reestructurados en el 2005 y el 2010 porque el juez federal que lleva el caso, Thomas Griesa, rechazó su envío mediante un banco norteamericano.

Al no poder realizar el pago a los acreedores, las calificadoras de riesgo declararon al país en mora.

El ministro de Economía, Axel Kicillof, denunció la existencia de una campaña destinada a generar pánico y terror en torno al default .

La nueva cesación de pagos encuentra a la tercera economía latinoamericana en recesión, con escasez de reservas y con una de las mayores inflaciones del mundo.