Por: Patricia Leitón 30 octubre, 2014

Analistas costarricenses y el Banco Central de Costa Rica descartan un gran impacto en el país a raíz del anuncio que hizo ayer la Reserva Federal de Estados Unidos (FED) sobre el final del programa de estímulos monetarios

Adicionalmente, el banco central estadounidense reiteró la disposición de mantener sus tasas de interés cercanas a cero, por un tiempo más. Dicha referencia se encuentra en un nivel entre 0% y 0,25% desde diciembre del 2008.

Róger Madrigal, director de la División Económica del Banco Central, explicó que esta es una política anunciada e indica que la recuperación de Estados Unidos es robusta, lo cual es positivo para Costa Rica pues esa nación es un socio comercial muy importante.

Añadió que, eventualmente, ellos iniciarían un proceso de aumento de tasas, pero buena parte de los efectos ya está descontada por los mercados.

“No esperamos ninguna reacción abrupta”, declaró Madrigal.

Hernán Varela, analista de Aldesa, comentó que en los últimos años la fuerte liquidez a nivel mundial ha llevado las tasas de interés a mínimos históricos e inundado de dólares a muchos mercados.

“Ahora que el programa terminó, muchos esperarían algún tipo de salida abrupta de estos capitales; sin embargo, esto es poco probable, ya que ha sido anticipado por los mercados. Por esta razón, no debería esperarse un efecto inmediato en nuestro país”, opinó.

Añadió que, aunque la FED mantendrá las tasas bajas, es poco probable que se den nuevos episodios de entradas de capitales especulativos a nuestro país, como sucedió en el 2012.

El operador Michael O’Mara observa la noticia de la FED. | AP
El operador Michael O’Mara observa la noticia de la FED. | AP

Por su parte, el economista Alberto Franco consideró que un aspecto interesante del comunicado de la FED tiene que ver con la mayor confianza que muestra en torno a la solidez de la recuperación de la economía y el empleo, lo cual es una buena señal para nuestro país, que vende productos allá.

Etiquetado como: