Economía

Clave Fiscal

Socios al descubierto

Actualizado el 17 de febrero de 2014 a las 12:00 am

Economía

Socios al descubierto

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Imagen sin titulo - GN
ampliar
Imagen sin titulo - GN

En el sitio del Ministerio de Hacienda, http://www.hacienda.go.cr/ aparece un proyecto de reglamentación que, de ser aprobado, vendría a modificar una de las características esenciales de las sociedades anónimas: el carácter privado de la información sobre la identidad de los socios.

Se trata del proyecto denominado “Resolución sobre la Declaración de Accionistas en Sociedades”.

Debe quedar claro que de momento no está en vigencia, pero podría estarlo a muy corto plazo.

En resumen, de concretarse la iniciativa del Ministerio, toda sociedad inscrita en el Registro Mercantil del Registro Nacional, que se encuentre con el plazo social vigente, deberá suministrar la información referente a sus accionistas, mediante un formulario especial diseñado al efecto.

De esta forma, las sociedades mercantiles tendrían que informar su fecha de constitución, quiénes son sus accionistas incluyendo nombre, número de identificación, sea persona física o jurídica, cantidad de acciones que posee y su valor total nominal en colones; así como identificar si son valores negociados por medio de la Bolsa Nacional de Valores, fecha de adquisición y el porcentaje de participación de cada uno de los socios. De este modo, se conformaría el Registro de Accionistas de Costa Rica.

También, cuando ocurran cambios con la propiedad de las acciones, las sociedades tendrían que presentar la información completa y actualizada, en forma trimestral.

En el caso de las sociedades nuevas, deberán suministrar la información en los 15 días naturales después de la fecha de su inscripción.

De hacerse realidad este proyecto, serían sancionados por incumplimiento en el suministro de información, las personas físicas o jurídicas quienes estén obligados a la presentación de esta declaración y no lo hagan.

La no presentación genera una sanción del 2% de los ingresos brutos del sujeto infractor en el período del impuesto sobre las utilidades, con un mínimo de 10 salarios bases y un máximo de 100 salarios base.

La presentación de la declaración con errores se sancionará con un 1% del salario base por cada registro incorrecto.

Las consecuencias que conlleva la eventual puesta en vigencia de esta obligación societaria son enormes y abarcan muchos ámbitos. Sobre ello ampliaremos en la próxima columna.

  • Comparta este artículo
Economía

Socios al descubierto

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota