Economía

Crisis del 2008 propició baja en ingresos tributarios y más gasto en salarios

Finanzas públicas están atrapadas en círculo vicioso

Actualizado el 14 de noviembre de 2013 a las 12:00 am

Déficits fiscales de los últimos 5 años hunden a Costa Rica en deudas crecientes

Endeudamiento respecto al PIB saltó de 39%, en el 2008, a 51%, en el 2012

Economía

Finanzas públicas están atrapadas en círculo vicioso

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Déficit fiscal en Costa Rica (René Valenzuela)

Las finanzas públicas de Costa Rica están atrapadas en un círculo vicioso, con consecuencias negativas crecientes, que podrían llegar a desestabilizar la economía del país.

El origen de este ciclo se debe a que por cinco años consecutivos (del 2009 al 2013) los gastos del Gobierno superaron por mucho los ingresos (el déficit fiscal), lo cual implica que el Estado cada año adquiere nuevas deudas por las cuales debe pagar más intereses, que aumentan más sus gastos y su déficit.

El Decimonoveno Informe sobre el Estado de la Nación recuerda que este ha sido un problema recurrente en Costa Rica, por tres décadas.

Hace seis años, el país vivió una mejora cuando alcanzó un superávit fiscal; no obstante, la situación se revirtió rápidamente cuando un ajuste salarial que se aprobó para los trabajadores del Gobierno Central, se extendió al resto de funcionarios del sector público.

Además, en ese deterioro, influyó la caída en los ingresos por impuestos, una de las secuelas de la crisis mundial del 2008 y 2009.

Felipe Jaramillo, director del Banco Mundial para Centroamérica, explicó que esta no fue una situación única de Costa Rica.

“Como en muchos otros países, la situación fiscal de Costa Rica hoy se ha visto influenciada en gran medida por el impacto que tuvo la crisis económica global que comenzó en el 2008 y a la que hizo frente con notable éxito”, dijo.

“Un incremento en el gasto público fue parte de la reacción ante la crisis. Esto ayudó a que la economía costarricense superase ese choque desfavorable y retornase a su senda de crecimiento, algo que pocos países han conseguido lograr en el grado en el que Costa Rica lo ha hecho. Sin embargo, esa expansión fiscal también ha llevado a un aumento de la deuda pública”, añadió Jaramillo.

Déficits altos por cuatro años seguidos
ampliar
Déficits altos por cuatro años seguidos (Infografía GN)

Señales peligrosas. Según los especialistas, hoy día las finanzas públicas presentan varias señales de alerta. Para el investigador Miguel Gutiérrez Saxe, lo más preocupante es que el déficit es alto, persistente y no refleja la totalidad de las obligaciones del Estado.

Por ejemplo, en la deuda actual no están incluidos los compromisos del Estado con la Caja Costarricense de Seguro Social, o el dinero que el Gobierno no entrega a todas las entidades que tienen recursos asignados por ley.

PUBLICIDAD

Para Fernando Rodríguez, economista de la Universidad Nacional, la mayor alerta en este momento es el déficit primario, pues es el que le está “echando leña al fuego de la deuda pública”.

Este déficit es la diferencia entre los ingresos corrientes del Gobierno, que provienen principalmente de impuestos, y los gastos, sin incluir el pago de intereses. Cuando hay déficit primario, implica que el Estado tiene que pedir prestado para pagar los intereses.

“En los últimos 23 años, Costa Rica no tuvo un periodo tan largo de déficit primario; es más, antes del 2009 solo habíamos tenido déficit primario en 1994, producto de los gastos por el cierre del Banco Anglo (...)”, comentó Rodríguez.

Para este año, él estima que dicho faltante podría superar el 3% del PIB, un nivel récord.

Dicho déficit alimenta la carga de la deuda pública (el monto comparado con la producción), la cual pasó de 39% a 51% en cinco años.

Déficit primario reaparece
ampliar
Déficit primario reaparece (Infografía GN)

El exministro de Hacienda, Francisco Gutiérrez, comparte la preocupación por el déficit primario y citó dos factores más de alerta: uno es la composición del gasto público, con un peso muy fuerte de los gastos corrientes y muy poca inversión, y el bajo nivel relativo de la carga tributaria.

Desde el Banco Central. El Banco Central, encargado de mantener la estabilidad económica del país, también ve con temor el futuro.

“El incremento del endeudamiento para atender la naturaleza persistente del déficit fiscal, puede dificultar, en un futuro, atender el servicio de esta deuda, comprometiendo con ello la estabilidad macroeconómica del país y afectando las relaciones comerciales y financieras con el resto del mundo”, comentó Róger Madrigal, director de la División Económica del Banco.

Otra preocupación del ente emisor es que la presión continua y al alza sobre las tasas de interés afecta a los deudores pues les puede generar problemas de pago y con ello socavar al sistema financiero.

Un deudor importante es el mismo Banco Central.

llenar

  • Comparta este artículo
Economía

Finanzas públicas están atrapadas en círculo vicioso

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Patricia Leitón

pleiton@nacion.com

Periodista de Economía

Redactora en la sección de Economía. Economista y periodista graduada por la Universidad de Costa Rica. Ganó el premio “Redactor del año” de La Nación (2001) y Premio Academia de Centroamérica del Periodismo Profesional en el Área Económica" (2004).

Ver comentarios
Regresar a la nota