Economía

Clave Fiscal

Confusión fiscal

Actualizado el 21 de octubre de 2013 a las 12:00 am

Economía

Confusión fiscal

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Carlos Camacho, contador público autorizado. Archivo
ampliar
Carlos Camacho, contador público autorizado. Archivo

Muchos contribuyentes nos han manifestado su confusión respecto de la aplicabilidad del decreto que regula los precios de transferencia, publicado por el Ministerio de Hacienda el pasado 13 de setiembre bajo el número 37898-H.

Nos parece importante, en primera instancia, hacer la aclaración respecto del fondo de lo regulado por dicho cuerpo legal.

La obligación de que los grupos vinculados, ya sean nacionales o extranjeros deban valorar sus operaciones –no necesariamente transacciones financieras o contables– al rango de valores que habrían acordado partes independientes en condición de libre concurrencia. Esta obligación de fondo preexiste a la publicación del decreto.

Todos los contribuyentes estábamos obligados a efectuar dichas valoraciones a efectos de la determinación de la base imponible del impuesto sobre la renta.

Todas las prestaciones –con o sin contraprestación– que surjan de la compraventa de bienes, servicios, financiamiento, derechos de uso de bienes tangibles o intangibles, a los efectos de lo que dictan las normas del impuesto sobre la renta, han debido ser valoradas a valores de mercado, tal y como lo dimensionó la Sala Constitucional desde el año 2012 .

Quiere decir esto que, en tal sentido de fondo, el decreto no aporta elementos novedosos en materia de obligaciones, aclarando solo cuál es el mecanismo idóneo para sustentar dichas valoraciones, mediante la elaboración de un estudio de precios de transferencia.

La única obligación nueva es la de declarar las transacciones habidas con partes relacionadas por los grandes contribuyentes nacionales, territoriales y empresas en zona franca.

Es obligatorio el ajuste en base imponible en conciliación fiscal para todos los contribuyentes en el periodo fiscal 2013.

A tal efecto, se hace ineludible la inmediata acción de preparar el estudio de precios de transferencia conforme lo indica el decreto, así como las guías de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE).

No se deje confundir por quienes hablan de esta obligatoriedad para el año 2014, ya que de seguro están refiriéndose al deber de declarar que aún no ha sido resuelto por Tributación respecto de la forma y tiempo.

Tenga en cuenta que la preparación de estos estudios requiere de competencias especializadas, las cuales son poco abundantes en nuestro mercado.

  • Comparta este artículo
Economía

Confusión fiscal

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota