En promedio, 93 firmas declararon cero impuesto en ese periodo

Por: Patricia Leitón 20 noviembre, 2015
El Ministerio de Hacienda cuenta con la Dirección de Grandes Contribuyentes Nacional, que se encarga de atender las grandes empresas. Estos atienden a unos 464 declarantes en el caso del impuesto de renta. La Contraloría solicita más capacitación para esos empleados. | ARCHIVO
El Ministerio de Hacienda cuenta con la Dirección de Grandes Contribuyentes Nacional, que se encarga de atender las grandes empresas. Estos atienden a unos 464 declarantes en el caso del impuesto de renta. La Contraloría solicita más capacitación para esos empleados. | ARCHIVO

Una de cada cinco grandes empresas del país no pagó impuestos en los periodos fiscales del 2010 al 2013, debido a que reportaron pérdidas.

Incluso, en ese periodo, hay 34 grandes empresas que en ninguno de esos años ha reportado ganancias.

Los datos los publicó este jueves la Contraloría General de la República, en el informe número DFOE-SAF-IF-04-2015.

Estas firmas son definidas por Tributación como “grandes contribuyentes”.

En el 2013 eran 423 en el caso del tributo de renta y hay una administración tributaria especial para ellas. Se caracterizan por tener un alto nivel de activos o tenencias.

“Son empresas con una muy alta inversión y capacidad económica para generar ganancias, de ahí que el porcentaje de un 22% de empresas que en promedio anualmente declara cero, es muy alto”, señaló la Contraloría en su reporte.

En el periodo de estudio, bajó el monto de tributos aportado por grandes contribuyentes respecto al total de recaudación interna del Gobierno.

¿Por qué sucede? El ministro de Hacienda, Helio Fallas, reconoció el problema y comentó que obedece principalmente al sistema legal actual.

“Casualmente, ahí entra el proyecto contra el fraude fiscal, porque ese plan lo que trata es de reducir la evasión y los espacios que existen en el sistema tributario”, dijo Fallas.

Bajo aporte
Bajo aporte

El ministro citó algunos de los esfuerzos que ha realizado la Administración para mejorar el control a estas firmas.

Por ejemplo, la aplicación del AMPO (Análisis Multifuncional Programado y Objetivo), que es una herramienta creada por la Dirección General de Tributación para que los grandes contribuyentes entreguen información detallada.

Empero, la Agencia de Protección de Datos de los Habitantes le ordenó a esa Dirección General abstenerse de recopilar, almacenar y transferir datos sensibles de los grandes contribuyentes en este sistema.

También, Hacienda tiene la dificultad de que no pueden dictar actos finales en los procedimientos de fiscalización debido a que la Sala IV acogió una acción de inconstitucionalidad contra el artículo 144 del Código de Normas y Procedimientos Tributarios, interpuesta desde agosto del 2014.

Las fiscalizaciones son revisiones detalladas que se realizan a las empresas.

“Se hacen esfuerzos muy grandes por reducir la evasión, pero, al mismo tiempo, se hacen esfuerzos para que nosotros no podamos cobrar los impuestos; por eso la importancia del proyecto de fraude”, comentó Fallas.

En lo que sí han podido avanzar es en la Administración Tributaria Virtual, que tiene actualmente 140.000 personas y empresas registradas.

En su informe, la Contraloría también señaló que, de las fiscalizaciones que se programan, hay un porcentaje importante que no se ejecuta (35% en promedio en el impuesto a las utilidades y 15% en ventas, entre 2010 y 2013).

El ministro explicó que, con un nuevo sistema, lograron bajar el tiempo de cada fiscalización, pero, por otro lado, aumentarán el personal en Tributación.