Por: Patricia Leitón 23 abril, 2012
 Ventas de autos usados entre Grecia y San Ramón. | ARCHIVO
Ventas de autos usados entre Grecia y San Ramón. | ARCHIVO

Los empresarios que trabajan con ventas de autos usados confirmaron el estancamiento que enfrentan este año.

“El comportamiento en las ventas es similar al del año pasado, no hay crecimiento”, comentó Alfonso Moravia, presidente de la Asociación de Importadores de Vehículos Usados de Grecia.

José Carballo, presidente de la Cámara Costarricense Automotriz, comentó que “la parte de usados está como confinada, las ventas crecen poco, incluso bajaron”.

Carballo atribuyó la preferencia del público por los autos nuevos a las mejores condiciones de financiamiento.

Guillermo Charpentier, gerente de Veinsa, importadora de autos nuevos, explicó que el incremento en las compras de los nuevos tiene un beneficio para el fisco.

Este año cada vehículo nuevo que ha ingresado al país ha pagado, en promedio, al fisco en impuestos ¢3.978.398, mientras que cada carro usado ha cancelado ¢1.528.270.

Un factor que beneficia tanto el negocio de los autos nuevos como de los usados es que el precio del dólar no ha crecido; incluso ha decrecido en los últimos días, lo cual favorece los precios.

Según el índice de precios de adquisición de vehículo, en los primeros tres meses del año el costo de los autos bajó.