Economía

Vida en la empresa

Lo que dejamos de hacer en el año

Actualizado el 18 de noviembre de 2013 a las 12:00 am

Economía

Lo que dejamos de hacer en el año

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Álvaro Cedeño, economista.
ampliar
Álvaro Cedeño, economista.

Se va acercando el final de año. Examinamos los resultados de nuestras acciones. Comparamos los logros con las metas que nos fijamos al principio del año o que acariciamos, no como metas sino como aspiraciones, a lo largo del año. Encontramos que en algunas cosas los resultados no nos satisfacen.

En las empresas, ese ejercicio se ha venido haciendo en las últimas semanas: ¿Vendimos lo que esperábamos? ¿Obtuvimos la rentabilidad esperada? Los estados de resultados, son una estimación de eso. Pero nunca se hace la medición de lo que pudo haber sido y no fue. ¿Cuáles acciones que había que desarrollar no las desarrollamos o no las desarrollamos debidamente? ¿Qué hubiera ocurrido si las hubiéramos desarrollado? ¿Cómo sería la situación hoy, de haberlas ejecutado entonces?

En la vida personal, tampoco se evalúa lo que hubiera resultado de haber hecho lo que no hicimos. Vivimos en una realidad muy compleja donde sabemos cuántas horas nos economizamos por no haber asistido a tal evento o a tal actividad. Pero ignoramos, sin ninguna forma de llegar a esclarecerlo, lo que hubiera ocurrido si hubiéramos asistido. De haber asistido hubiéramos tenido contactos, pensamientos, sensaciones, mociones. ¿A dónde nos hubieran llevado esos movimientos sociales, mentales y emocionales?

Todo esto está regido por la complejidad. La vieja enseñanza de hacer un plan y apegarse a él, está cuestionada. Más bien parece que hay que trazar un rumbo anchuroso y abrirse a muchas oportunidades que vayan alimentando sus posibles modificaciones. Desconocemos el potencial que tiene cada acción, cada contacto. Vamos conociendo a muchas personas, pero cuando pasa el tiempo va quedando en claro con cuáles forjamos una amistad y con cuáles esa amistad se convierte en fuente de gozo, de mejoramiento.

Algún personaje de Borges podría llevar cuenta de la forma cómo nuestra historia personal sería distinta hoy si ayer hubiéramos hecho tal o cual cosa. A nosotros solo nos corresponde vivir con la certeza de que lo que hacemos, tiene más significado que lo que creemos.

  • Comparta este artículo
Economía

Lo que dejamos de hacer en el año

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota