Economía

Vida en la empresa

Necesidad de reinventarse

Actualizado el 06 de enero de 2014 a las 12:00 am

Economía

Necesidad de reinventarse

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Imagen sin titulo - GN
ampliar
Imagen sin titulo - GN

Si tu trabajo no te hace feliz, algo le pasa a tu trabajo o a tu sistema de valores, dice Ackoff.

Alguien me dijo una vez: odio este trabajo. Solo espero la fecha de pensionarme. Le pregunté cuánto le faltaba para pensionarse. Nueve años, me respondió la persona.

Pensé para mí que era como resignarse a estar en prisión en régimen de mediana seguridad. Y lo mismo aplica para cuando, sin llegar a odiar la ocupación, sentimos que no nos está haciendo felices.

Hoy se han puesto de moda términos como reinventarse. No se vive en vano. Después de varios años de vivir de una determinada manera, llegamos a ser distintos y en algunos casos a necesitar reinventarnos. Podemos reinventarnos radicalmente o incluir algunas cosas nuevas en nuestra vida. Eso depende de las circunstancias y de nuestro temperamento.

Nunca deberíamos quedarnos congelados ante circunstancias que son cambiables. ¿Por que no puede un profesional cambiar de ocupación? Hoy se pueden adquirir con relativa facilidad, los conocimientos que uno requiere para cambiar de ocupación. Así que el tema de los conocimientos no es una limitación pesada.

Pautas para el cambio. La guía en un cambio de ocupación ha de ser los gustos y las destrezas naturales. ¿En cuáles actividades pensamos que nos sentiríamos bien? ¿Para cuáles actividades tenemos destrezas básicas naturales? Muchas veces, no es necesario cambiar de actividad. Un médico que atiende todos los días decenas de pacientes, podría redescubrir su vocación trabajando en medicina preventiva. El profesor con muchas clases al día podría encontrar gusto y ser eficaz, trabajando en un puesto de gestión, donde en vez de hacer las cosas, se responsabilice de que se hagan.

Es claro que en todos estos movimientos de ruptura hay riesgo. Conviene entonces repasar nuestra historia y tomar por modelo esos cambios de rumbo que en algún momento hicimos y los resultados que obtuvimos de ellos. Y escudriñar la diferencia entre vivir y ser vividos. El tiempo se desliza en silencio. Es tentadora la estabilidad pero también promete mucho la renovación.

  • Comparta este artículo
Economía

Necesidad de reinventarse

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota