Economía

Firmas ahora regalan tecnología con tal de mover rápido proyectos y datos

Fabricantes de equipos de cómputo comparten secretos

Actualizado el 20 de abril de 2015 a las 12:00 am

La conectividad mundial hace posible que desarrolladores se encuentren unos a otros y compartan ideas.

Economía

Fabricantes de equipos de cómputo comparten secretos

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

En marzo, Facebook mostró planes para un avión no tripulado que irradia láseres de datos de alta velocidad a partes remotas del mundo.

Tan potente como suena eso, Facebook ya tiene algo que podría ser hasta más potente: el uso compartido de una enorme parte de su información que fuera privada, el tipo de cosa que haría llorar al tradicional abogado en patentes de Silicon Valley.

Facebook no es el único. Ahora se está regalando la tecnología para las grandes computadoras, los automóviles eléctricos y los microcontroladores de alta tecnología para operar cosas como herramientas eléctricas y motores.

Estas ideas solían valorarse en cientos de millones de dólares. Para la nueva generación de tecnólogos, no obstante, el mover rápido proyectos y datos se antepone al valor de hacer todo en secreto.

“Ahora no necesitas a muchas personas ni mucho capital para fabricar un prototipo”, notó Jay Parikh, el vicepresidente de conectividad en Facebook. “Todo el mundo va a acelerar su desarrollo tecnológico”.

El vicepresidente de conectividad de Facebook, Jay Parikh, afirma que todo el mundo va a acelerar el desarrollo tecnológico. | THE NEW YORK TIMES
ampliar
El vicepresidente de conectividad de Facebook, Jay Parikh, afirma que todo el mundo va a acelerar el desarrollo tecnológico. | THE NEW YORK TIMES

Facebook ya ha compartido diseños para el almacenamiento de datos, servidores informáticos y racks , entre otro equipo de cómputo, dijo Parikh, y el resultado ha sido mejoras rápidas.

En lugar de armar y probar un puñado de diseños, Facebook puede ver docenas de variaciones que personas y compañías fabrican en forma económica. Es frecuente que contraten a fabricantes de prototipos en mercados como Alibaba, el sitio chino de comercio electrónico, o hasta pueden usar impresoras en tercera dimensión.

Es demasiado pronto para decir si Facebook va a compartir la tecnología de drones que tiene, pero Parikh dijo que su compañía donaría ideas tecnológicas a “operadores de telecomunicaciones para hacer que lleguen a más personas”.

Claro que la noción de intercambiar ideas ha sido algo común y corriente desde hace décadas, en cuanto a los programas informáticos. Los proyectos de código abierto, como el sistema operativo Linux, revolucionaron Internet e hicieron tropezar a compañías otrora grandes, como Sun Microsystems.

Se consideraba que el hardware era un negocio más duro y más caro para entrar en él.

No obstante, hasta hace unos cuantos años. PHC International, una compañía en San Francisco, ha hecho en los últimos 18 meses más de mil prototipos tanto para grandes compañías como para empresas emergentes. Ahora hace entre 20 y 40 objetos impresos en tercera dimensión al día, y más de 50 prototipos que funcionan, a la semana.

PUBLICIDAD

Junto con la elaboración barata de prototipos, la explosión mundial de teléfonos celulares cambió las cosas. Un fabricante de semiconductores que produce 100 millones de chips o sensores para un teléfono, no gasta muchísimo más para producir un millón adicional. Esa abundancia ayudó a crear al sector de los drones para aficionados y es una razón por la que la robótica está de moda otra vez.

La enorme conectividad mundial también hace posible que los desarrolladores de todo tipo se encuentren unos a otros y compartan ideas, incluidos grandes archivos de video y de diagramas.

En el 2006, cerca de 18.000 personas asistieron al primer Maker Faire, donde los participantes resumieron lo que habían hecho en sus cobertizos, feria que se llevó a cabo en la zona de la bahía, en San Francisco. El año pasado, asistieron 750.000 personas a 131 de esas ferias en todo el mundo.

“El microcontrolador Arduino, los drones, las impresoras 3D, la Raspberry Pi; la gente comparte diseños e información de todas estas cosas”, manifestó Dale Dougherty, el creador de Maker Faire y director ejecutivo de Make Media. “Muchas compañías están adoptando esta forma de pensar”.

Si bien no es estrictamente una fuente abierta, la Raspberry Pi, una computadora que cuesta tan poco como $30, utiliza Linux y tiene una gran comunidad de desarrolladores que comparten información. Cuando las compañías sí hacen que el hardware sea gratuito, dijo Dougherty, no es, en lo general, en forma altruista. “Puede generar competición para tu enemigo sin gastar dinero en un producto nuevo”, dijo. Notó que IBM utilizó programas informáticos de código abierto en los 1990 y padeció Microsoft.

A veces, las compañías quieren echar a andar un negocio. Los diseños abiertos de Facebook han permitido forjar relaciones comerciales que reducen sus costos por suministros y aceleran las innovaciones.

En otro ejemplo asombroso, en junio, Elon Musk, el fundador y director ejecutivo de Tesla Motors, dijo que estaba regalando todas las patentes de coches eléctricos de su compañía, “con el espíritu del movimiento de códigos abiertos”. “El liderazgo tecnológico no se define por las patentes”, escribió Musk, “sino, más bien, por la capacidad de una compañía para atraer y motivar a los ingenieros más talentosos del mundo”.

PUBLICIDAD

Más que patentes de coches eléctricos, Tesla quería ver una industria del automóvil eléctrico. “Sacamos el Modelo S de Tesla en junio del 2012 y esperábamos que otros fabricantes crearan coches con un rendimiento y alcance similares, pero no salió nada comparable”, notó Alexis Georgeson, una portavoz de Tesla.

Al liberar las patentes, expresó, Tesla espera impulsar la aceptación de los consumidores y hasta crear una red de negocios de apoyo, como estaciones de recarga de vehículos y mecánica. Eso también ayudaría a las ventas de Tesla.

Es cierto que desde entonces ha habido más coches eléctricos y mejores, posiblemente apoyando la apuesta de Tesla. Ingenieros independientes también se han contactado con la compañía para exponerle sus ideas sobre diseños, aunque no dijo si ha firmado contratos con ellos.

Los esfuerzos de Musk han fructificado en al menos otra área importante: Facebook empezó a instalar iones de litio en las baterías en sus centros de datos gracias, en parte, al trabajo que Tesla ha hecho sobre esa tecnología.

¿Significa esto el nacimiento de un mundo nuevo en el que todo sea gratuito y abiertas las ideas? No. Facebook no revelará cosas como sus planes de negocios ni gran parte de cómo se usa la inteligencia artificial en sus tecnologías para los anuncios. Y hay cosas que va a patentar. “Aquí hay objetivos en conflicto, el de proteger y el de compartir”, notó Dougherty. “Tienes que averiguar dónde estás en un negocio y qué es lo que quieres poseer”.

  • Comparta este artículo
Economía

Fabricantes de equipos de cómputo comparten secretos

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota