Economía

Cerca de 140 propiedades adjudicadas están en manos de cuidadores

CCSS y el Banco Popular reclutan a familias para cuidar casas

Actualizado el 26 de enero de 2015 a las 12:00 am

Mediante este sistema, evitan incurrir en gastos de vigilancia y seguridad

Economía

CCSS y el Banco Popular reclutan a familias para cuidar casas

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
El encargado de la familia cuidadora deberá cerciorarse de resguardar el estado del bien inmueble. Además tiene que estar disponible para mostrar la propiedad a los interesados en comprarla. | JOSÉ CORDERO

La Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) y el Banco Popular optan por prestar los bienes inmuebles adjudicados a familias, con tal de resguardar la seguridad de las propiedades que están a la venta.

Estos bienes son aquellos que fueron reposeídos por la entidad financiera, en su calidad de acreedores hipotecarios o prendarios, y como consecuencia de una cuenta incobrable.

Ambas entidades reclutan a las familias debido a que algunas de estas propiedades no tienen medidas de seguridad o se encuentran en zonas con poca vigilancia.

Esto les evita incurrir en gastos por cuido y seguridad en inmuebles que les pertenecen y que se ubican a lo largo y ancho del territorio nacional.

Cabe destacar que ambas entidades tienen una lista de personas que aplican a este modelo, por lo que las familias son tomadas de los registros que ya poseen. En ocasiones buscan más miembros, pero es inusual.

A esta figura se le denomina comodato, en donde el dueño del bien (en este caso, el Banco Popular o la Caja) presta la vivienda a una persona, junto con su familia, con tal de que la cuide.

El responsable deberá garantizar que el bien inmueble se mantendrá en buenas condiciones y sin deterioro alguno.

Además, esa persona deberá estar disponible, de lunes a domingo y de forma inmediata, para mostrar las propiedades a los interesados en comprarlas.

Aunque estas personas no reciben un pago por su labor, cuentan con la ventaja de tener un hogar sin cancelar un alquiler.

También, como parte de las responsabilidades de los habitantes de estas viviendas, está cancelar los recibos de los servicios públicos.

El tiempo que estas personas ocupen las casas dependerá de lo que tarde el proceso de venta, por lo que en cualquier momento, les pueden solicitar que desocupen el bien inmueble.

Según Magdalena Rojas, subgerente de Operaciones del Banco Popular, el contrato tiene vigencia de un año y puede ser renovado por un tiempo igual, hasta que la propiedad se venda.

En el caso de esta institución, cuando llega ese momento, si el comodatario cumple con todas las expectativas de cuido, por lo general, se le reubica en otra casa, añadió Rojas.

PUBLICIDAD

El banco cuenta con 136 edificios bajo este programa, con la misma cantidad de personas a cargo de la vivienda, más su núcleo familiar (tres personas).

La Caja posee ocho propiedades en comodatos, con contratos que generalmente son por un lapso de seis meses. Para esta institución no es usual la reubicación de familias a otras propiedades bajo la misma modalidad, dijo Rebeca Watson, de la Gerencia de Pensiones de la Caja.

Los requisitos para sumarse a esta figura son numerosos. Lo principal es que el núcleo familiar debe estar formado por un matrimonio, una pareja que viva en unión libre, o bien, una jefa de hogar.

Los deudores y codeudores de las instituciones, sus familiares, y los funcionarios de las empresas no podrán participar de esta figura contractual.

  • Comparta este artículo
Economía

CCSS y el Banco Popular reclutan a familias para cuidar casas

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota