Economía

Vida en la empresa

Álvaro Cedeño: Líderes visionarios

Actualizado el 11 de agosto de 2014 a las 12:00 am

Economía

Álvaro Cedeño: Líderes visionarios

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

¿Cuál es el aporte de un líder? Pienso que la visión. La visión es el escenario, difícil de alcanzar pero alcanzable, y que en el desafío que implica, en las aspiraciones y valores que moviliza, nos lleva a reconocer que vale la pena. Porque nos pone en el umbral de un mundo nuevo o porque actualiza el potencial que iba quedando estéril por ahí.

También se espera del líder que reduzca la incertidumbre de los seguidores. Y tal vez las dos cosas sean la misma. El futuro es incierto. La visión no es una predicción, pero ilumina el futuro. No es lo mismo ir dando tumbos hacia el futuro, como cuando no se tiene una visión, que tener ese sueño realizable que ilumina el camino. Sueño que sabemos podría no realizarse, pero que convoca nuestros afanes, alienta nuestros desvelos y es una fuente de energía.

De dónde obtiene el líder la visión. Dichoso Moisés. Se la dieron.

Él estaba tranquilo apacentando sus ovejas. Mas de pronto le llegó el sueño realizable.

Los demás tenemos que fabricarnos nuestro propio sueño. Sueño que no es un invento de última hora, sino el producto de lo que se ha venido moliendo en los molinos del alma. Nuestros sueños maduran con nosotros. Los sueños juveniles suelen ser ruidosos y pirotécnicos. Más adelante la seriedad de los sueños nos sorprende.

Muchos tienen un sueño personal con ningún o pocos seguidores. Son las visiones personales. La visión grupal, corporativa, comunitaria, referida a otros, a muchos, ese es el sueño que suscita seguidores.

¿Qué hacen las empresas o las comunidades de ciudadanos? ¿Buscan una persona con sueños y aceptan ser conducidos por ella y la ponen al frente? ¿O intentan inducir un sueño en quienes tienen posiciones de poder o de influencia? Pero queda otro problema. Podemos buscar a quien tenga la visión, pero ¿qué ocurre si no tiene la capacidad de convertir la visión en resultados?

En las empresas, el problema es relativamente manejable. Se busca entre aquellos que saben conducir el esfuerzo grupal de otros y que saben convertir sus ideas en resultados. En términos tradicionales, se busca a quienes cultivan la acción eficaz y tienen buenos rasgos para ser jefes. De entre ellos, convendría seleccionar a quien tenga el sueño realizable que más entusiasme, más exija, más nos haga vibrar y que tenga la integridad para encarnar ese sueño.

  • Comparta este artículo
Economía

Álvaro Cedeño: Líderes visionarios

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota