Modern Plastics inició operaciones en el 2009 con el objetivo de vender láminas de poliestireno para material publicitario.

Por: Juan Pablo Arias 8 julio, 2014

San José

La empresa salvadoreña Modern Plastics, de capital costarricense, fue objeto de una estafa en El Salvador, según denunció esta mañana su propietario Jack Liberman.

En entrevista con este medio, el empresario relató que en febrero recibió un aviso de la posible existencia de documentos falsos que podrían afectar a la empresa.

Tras una investigación interna, la empresa descubrió que el gerente, un costarricense de apellido Villalobos, presuntamente falsificó documentos y cometió una estafa contra varias financieras en El Salvador.

La estafa consistió en presentar facturas falsas ante empresas financieras para que estas compraran la deuda.

Si se continúa a un ritmo de devaluación entre ¢0,09 y ¢0,11 diarios, el dólar podría llegar a fines de este año a un valor cercano a los ¢220, lo cual se asemeja a las proyecciones de firmas privadas como Consejeros Económicos y Financieros (CEFSA) y Ecoanálisis.
Si se continúa a un ritmo de devaluación entre ¢0,09 y ¢0,11 diarios, el dólar podría llegar a fines de este año a un valor cercano a los ¢220, lo cual se asemeja a las proyecciones de firmas privadas como Consejeros Económicos y Financieros (CEFSA) y Ecoanálisis.

"Yo recibía reportes, por parte del gerente local, que indicaban buenos resultados financieros. A finales de febrero de este año me informaron de los posibles malos manejos", dijo Liberman.

Villalobos habría comenzado a hacer este tipo de trámite desde el 2010, sin haberlo reportado. Por este motivo todavía se desconoce cuando se presentaron los documentos falsos y la dimensión de la estafa.

"También hubo negligencia de las financieras, porque no corroboraron la autenticidad de los documentos", relató Liberman.

El hallazgo de la presunta estafa se dio en momentos en que la empresa ejecutaba un cierre de sus operaciones en el país centroamericano -a seis años de haberse instalado-, por considerar que la escala del negocio no ameritaba tener una oficina adicional.

"Hicimos un cierre ordenado de esa empresa (...) nuestra relación con los bancos es sana", manifestó Liberman.

La empresa, que tenía 12 empleados en total, también sigue saldando las deudas que considera legítimas.

Contra el gerente implicado, la empresa inició un proceso penal en El Salvador. A la fecha, hay tres procesos abiertos en la justicia de ese país.

El empresario también aclaró una información que trascendió en la prensa salvadoreña, la cual calificó de "inexacta" por vincular a su hermano, el exvicepresidente de la República Luis Liberman.

"A mi hermano lo puse de administrador suplente en caso de que yo no estuviera, pero él nunca estuvo vinculado, ni administrativamente, ni financieramente, ni patrimonialmente a la empresa", agregó.

Liberman también aclaró que no existe ningún tipo de relación patrimonial entre la empresa costarricense Plásticos Modernos S.A., de su propiedad, y la firma salvadoreña.

Modern Plastics inició operaciones en el 2009 con el objetivo de vender láminas de poliestireno para material publicitario.