Tras asumir la presidencia ejecutiva de una entidad con un déficit de ¢150 millones mensuales, Wílliam Barrantes Sáenz asegura que no se cerrará y que en lugar de una reestructuración viene una modernización.

Por: Marvin Barquero 2 junio, 2012
 | ABELARDO FONSECA
| ABELARDO FONSECA

El Consejo Nacional de Producción (CNP) está hoy sin rumbo, pero debe asumir el papel de acompañamiento de los productores en la comercialización. Para eso se debe salir del hueco financiero y luego modernizarlo con nuevas tareas enfocadas en ese gran objetivo, asegura su nuevo presidente ejecutivo, Wílliam Barrantes Sáenz.

¿Por qué vino a una entidad sin recursos y en pleno cambio?

Mi origen es una razón muy fuerte. Nací en la zona sur de Puntarenas, en Buenos Aires, hijo de pequeños productores campesinos. Además, el CNP durante 28 años fue mi casa. También me parece que el CNP juega un rol estratégico; nos queda algo al descubierto, no solo lo que es producir, sino también hacia dónde debe comercializarse.

¿Cuál será su prioridad y qué cambios hará en el Consejo?

La palabra clave aquí no es reestructurar, es modernizar. Me parece que la modernización del Consejo es una necesidad desde hace muchísimos años. Entonces, empezamos por áreas tremendamente importantes que tienen que ver con la comercialización. Es el Programa de Abastecimiento Institucional (PAI). Vamos a canalizar la demanda (de productos) de las instituciones públicas, estimada en unos ¢75.000 millones anuales, a las organizaciones de productores.

¿Cómo se ajustará el PAI?

Tiene que estructurarse como una comercializadora. Tiene que tener las regiones y subregiones directamente involucradas en el acompañamiento de esas organizaciones, pero también directamente relacionadas con la detección de la demanda de esas instituciones estatales que también están regionalizadas.

¿Tiene esta entidad capacidad real de autofinanciarse?

Por supuesto. En este momento no. Pero si nosotros mejoramos la capacidad de venta y de inserción de la Fábrica Nacional de Licores, y también mejoramos la capacidad de comercialización del PAI, nos va a generar los ingresos suficientes para alcanzar la estabilidad.

¿Cuántas plazas quedan por eliminar en el ajuste?

Ya no se está hablando de 200, es mucho menos. Estamos hablando de unas 80.

¿Seguirá recibiendo las dos cajas de licor que regala Fanal?

Eso se eliminó hace cuatro meses y me parece una muy buena medida, por eso se mantendrá.