16 julio, 2012
 Dermot Bermingham, empleado del banco Barclays, está pendiente de los movimientos que se realizan en Wall Street. | AP
Dermot Bermingham, empleado del banco Barclays, está pendiente de los movimientos que se realizan en Wall Street. | AP

Washington. EFE El Departamento de Justicia de EE. UU. estudia presentar cargos criminales contra varios grandes bancos y algunos de sus empleados por el escándalo de la manipulación del mercado interbancario Libor, publicó ayer el diario The New York Times.

El periódico, que cita a funcionarios de Gobierno que hablaron bajo anonimato, afirma que empleados del banco británico Barclays están entre los individuos a quienes se imputarían.

Las autoridades estadounidenses esperan presentar cargos contra al menos un banco a finales de este año, según el rotativo.

Barclays, el segundo mayor banco del Reino Unido, aceptó a finales de junio pagar 290 millones de libras por haber manipulado y presentado informes falsos que afectaron el cálculo del Libor y el Euribor, un escándalo que ha provocado la reciente dimisión de su consejero delegado, Bob Diamond.

En el marco del escándalo están siendo investigados otros bancos británicos y extranjeros, como JPMorgan Chase y Deutsche Bank.

Según denuncian las autoridades, Barclays manipuló entre los años 2005 y 2009 sus estimaciones o bien para su beneficio económico o para dar una imagen de solvencia económica durante la crisis crediticia.

Libor es un tipo de referencia mundial que se fija cada día, en Londres, a partir de estimaciones de ocho o 20 bancos sobre cuál es el interés al que creen que sus competidores les prestarían dinero.

A raíz del escándalo, el primer ministro británico, David Cameron, puso en marcha una investigación parlamentaria para examinar la conducta del sector bancario y otra más técnica para revisar el método del cálculo del Libor.