En todo 2013, el PIB de Estados Unidos aumentó un 2,2%

 28 agosto, 2014

Washington

La economía de Estados Unidos, estimulada por la robusta inversión empresarial, creció entre abril y junio a un ritmo anual del 4,2%, esto es, 2 décimas más que lo calculado inicialmente, según informó el Gobierno.

"La corrección de cifras confirma que el crecimiento en el segundo trimestre fue robusto, lo cual corresponde a los datos recientes de fuerte crecimiento del empleo y mejorías en otros indicadores" , señaló el presidente del Consejo de Asesores Económicos de la Casa Blanca, Jason Furman.

El ajuste de cifras sorprendió a los analistas, que esperaban un crecimiento del producto interno bruto (PIB) a una tasa anual del 3,9%. El Gobierno publicará a fin de septiembre su tercer y último cálculo del PIB del segundo trimestre.

Las predicciones de expertos en el sentido de que las políticas de la Reserva Federal (banco central) de Estados Unidos son inflacionarias nunca se cumplieron. Además, las tasas de interés más altas nunca llegaron y el dólar nunca se descalabró, como vaticinaban. | ARCHIVO
Las predicciones de expertos en el sentido de que las políticas de la Reserva Federal (banco central) de Estados Unidos son inflacionarias nunca se cumplieron. Además, las tasas de interés más altas nunca llegaron y el dólar nunca se descalabró, como vaticinaban. | ARCHIVO

Entre enero y marzo, la mayor economía del mundo había registrado una contracción del 2,1% anual, atribuida en gran medida a las numerosas tormentas de nieve y al fuerte frío invernal, que redujo la actividad en buena parte del país.

A pesar del entusiasmo primaveral de los consumidores y las empresas después del invierno, en la primera mitad del año el PIB estadounidense ha aumentado un 1,05%, comparado con un incremento del 2,25% en el mismo período de 2013 y del 1,95% entre enero y junio de 2012.

En todo 2013, el PIB de Estados Unidos aumentó un 2,2%, y para alcanzar este año un incremento similar, la actividad económica debería crecer a una tasa anual de más del 3% en los últimos dos trimestres de 2014.

El ingrediente más notable del crecimiento en el segundo trimestre fue la inversión empresarial en estructuras, que creció un 9,4%, y en equipos, que subió un 10,7% en lugar del 7% que mostraba el cálculo preliminar.

La aceleración de las inversiones de las empresas radicadas en Estados Unidos, si se mantiene, podría dar el ímpetu que la economía necesita en los próximos meses.

Los altibajos de esa inversión en los últimos cinco años han sido una razón importante de un ritmo de crecimiento por debajo de los niveles históricos.

En el segundo trimestre, el gasto de los consumidores, que representa más de dos tercios del PIB, aumentó a un ritmo anual del 2,4%, según la información del Gobierno.

El poder adquisitivo de los consumidores, empero, ha seguido mejorando con un ingreso disponible, ajustado por inflación, que subió un 4,2% entre abril y junio, después de un avance del 3,4% en el trimestre anterior.

El déficit en el comercio exterior es un lastre constante en la economía de EE.UU. pero no fue tan pesado como se había calculado inicialmente: las exportaciones crecieron un 10,1% en lugar del 9,5%, y las importaciones también aumentaron un 11% en lugar de un 11,7%.

A cinco años de concluida la Gran Recesión, la economía de EE.UU. sigue creciendo de manera lenta y sostenida, con avances en casi todas las áreas pero sin el dinamismo suficiente como para resolver el desempleo a largo plazo de millones de personas.