Economía

Al desacelerarse el auge, Perú se inquieta

Actualizado el 07 de septiembre de 2013 a las 03:59 pm

Miguel Castilla, el ministro de Economía y Finanzas, dijo que espera que la economía crezca entre 5,5% y 6% este año

Economía

Al desacelerarse el auge, Perú se inquieta

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Luego de haber crecido un promedio de 6,4% anual del 2002-2012 ---después de ajustar por inflación---, el crecimiento de la economía de Perú ha disminuido por la caída en la demanda en una economía mundial en problemas y por la desaceleración en China, uno de los principales socios comerciales de Perú.

Estos factores han hecho que los precios de los minerales se desplomen, bajando los humos de la economía de ese país.

Este  desplome en medio del boom ha dado rienda suelta a una angustia nacional, con comentarios que lamentan el estado de la economía en las primeras planas de periódicos y noticieros de televisión.

ampliar
(nyt)

El volumen total de las exportaciones mineras de Perú en el primer semestre de este año ha sido más o menos igual a la del mismo periodo de 2012, pero debido a los precios más bajos, su valor se redujo en más del 15%

Los titulares lamentan los inmensos desequilibrios comerciales, a medida que el valor de la minería y otras exportaciones, incluyendo ropa y productos agrícolas, se hunden a la vez que las importaciones están aumentando.

Miguel Castilla, el ministro de Economía y Finanzas, dijo que espera que la economía crezca entre 5,5% y 6% este año.

Si bien eso fue una revisión a la baja de predicciones anteriores, eso mantendría el lugar de Perú como una de las economías de mayor crecimiento en América Latina. Incluso algunos de los economistas más escépticos predicen que la economía de Perú crecerá en casi un 5% este año, una tasa que se celebra como un excelente éxito en muchos países.

Pero en Perú, estas predicciones son tratadas como algo cercano al desastre.

“Al crecer por una década en un 6%, uno se acostumbra,” dijo Gustavo Yamada, el decano de economía de la Universidad del Pacífico en Lima, quien espera un crecimiento de un rango de alrededor de 4% a 5% en los próximos años.

 “Eso crea una situación hipotética de, 'Hey, espera un minuto, íbamos a ser el próximo tigre inca, qué decepción’.”

Las encuestas muestran que la confianza del consumidor ha caído este año, y una encuesta del Banco Central de Perú en junio mostraron que la confianza de los inversores estaba en su punto más bajo en casi dos años.

“Nos hemos acostumbrado a un período de crecimiento sostenido, y nos hemos olvidado de los ciclos”, dijo Castilla, el ministro de Economía.

PUBLICIDAD

Otros indicadores. La economía de Perú es una mezcla de fortalezas y debilidades. El país cuenta con reservas internacionales sólidas, un gran fondo para tiempos difíciles que se puede utilizar para  estímulo económico en crisis, y pronunciada deuda pública.

La pobreza en Perú se ha reducido en más de la mitad en los últimos años, pasando del 59% de la población en 2004 al 26% el año pasado, según cifras del gobierno.

Millones de personas han pasado a la clase media, que según el Banco Interamericano de Desarrollo se ha duplicado en tamaño de 2007-2012 y ahora incluye casi la mitad de todas las familias peruanas.

Pero la nueva prosperidad está distribuida de manera desigual, concentrada en las ciudades y en la costa. Más de la mitad de los de las zonas rurales siguen viviendo en la pobreza, especialmente en los Andes y la cuenca del Amazonas. Lima también sigue siendo el hogar de vastas barriadas.

La economía de Perú depende en gran medida de la minería. El país es el tercer mayor productor mundial de cobre y plata y el sexto mayor productor de oro, según el Servicio Geológico de Estados Unidos. Y a pesar de las conversaciones de la diversificación, el Presidente Ollanta Humala ha depositado sus esperanzas en la minería para un crecimiento sostenido.

Varias nuevas minas de cobre están programadas para comenzar a producir en los próximos años, lo que podría duplicar la producción del país.

Sin embargo, la extracción de oro, que representa una gran parte del valor de las exportaciones mineras, se ha reducido, ya que las minas existentes se vaciaron, y las protestas han paralizado un proyecto nuevo e importante de extracción de oro, conocido como Conga, en la región de Cajamarca.

El volumen total de las exportaciones mineras de Perú en el primer semestre de este año ha sido más o menos igual a la del mismo periodo de 2012, pero debido a los precios más bajos, su valor se redujo en más del 15%, según la Asociación de Exportadores, un grupo comercial en Perú.

Desencanto. Todo esto llega en un momento difícil para Humala, que ha visto su índice de aprobación descender de más de 50% a principios de este año a 33% en una encuesta reciente.

PUBLICIDAD

"Íbamos a ser el próximo tigre inca, qué decepción", dijo Gustavo Yamada, el decano de economía de la Universidad del Pacífico en Lima

A mitad de su mandato de cuatro años, Humala es visto por muchos como un presidente anodino que se esfuerza por inspirar, aparentemente dando tumbos de una crisis a otra.

Fue criticado por su adusta actuación del 28 de julio, cuando leyó su discurso anual del Día de la Independencia, que sirve como el Estado de la Nación de Perú. Varios comentaristas dijeron que perdió la oportunidad de reanimar al país y hacer sonar una nota de optimismo sobre la economía.

Humala dijo recientemente al país que “el mundo está atravesando  una tremenda crisis económica”, según informaron los medios locales. “La crisis ha llegado a Perú”.

Humala, un ex oficial del ejército, comenzó su carrera política como izquierdista y en un momento el modelo mismo de Hugo Chávez, el ex presidente de fuego de Venezuela. Pero para ganar las elecciones en 2011 se trasladó al centro y se comprometió a mantener el rumbo económico del país.

También se comprometió a hacer llegar los beneficios del crecimiento económico de Perú a los millones que han quedado fuera.

Si bien él ha creado o impulsado algunos programas sociales, muchos de los que una vez fueron sus partidarios de izquierda se sienten traicionados.

Una nueva ley de servicio civil que incluye evaluaciones de los empleados públicos provocó airadas protestas de los sindicatos en julio.

Y mientras que muchos en la comunidad empresarial se sienten aliviados de que no haya hecho grandes cambios en la política económica, la confianza parece escasa.

Cuando el gobierno de Humala, dijo en abril que estaba considerando la compra de una participación en las operaciones peruanas de la petrolera española Repsol, se encontró con una tormenta de protestas y dio marcha atrás rápidamente.

Carlos González, economista de la Asociación de Exportadores, señaló que la desaceleración económica de Perú se estaba exagerando, pero agregó que Perú tendría que trabajar más duro para mantener el crecimiento y para atraer inversores como un cambio de condiciones externas.

  • Comparta este artículo
Economía

Al desacelerarse el auge, Perú se inquieta

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota