Por: Óscar Rodríguez 19 septiembre, 2013

Trabajadores hacen arreglos en la ruta 32. El Estado compra maquinaria, materiales y equipos, entre muchos otros bienes y servicios al sector privado. | ARCHIVO
Trabajadores hacen arreglos en la ruta 32. El Estado compra maquinaria, materiales y equipos, entre muchos otros bienes y servicios al sector privado. | ARCHIVO

Costa Rica es el país del Istmo que menos gasto público, como porcentaje del producto interno bruto (PIB), utiliza en inversión en infraestructura, según el estudio Sostenibilidad de la deuda en Centroamérica, presentado ayer por el Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (Icefi).

La investigación muestra que Costa Rica proyecta utilizar este año en esas tareas el equivalente a un 1,4% del PIB contenido en el presupuesto del Gobierno Central, mientras que en el resto de los países de la región, el dato oscila entre un 3,1% en El Salvador, hasta el 10,8% en Panamá.

El estudio detalla que la situación en el 2011 y el 2012 fue exactamente la misma, lo que indica que los otros gobiernos centroamericanos invierten más en obra.

En el análisis de los presupuestos de cada país, destaca que, en el caso de Costa Rica, la mayoría del dinero se usa para pagar salarios, deuda local y externa y partidas con destino específico.

“Costa Rica tiene una tarea relevante, previo al proceso electoral, de analizar la calidad y la evolución del gasto público”, explicó Renato Vargas, investigador del Icefi.

Para Roberto Gallardo, ministro de Planificación, la combinación de trámites legales engorrosos y falta de recursos limitan el gasto público en infraestructura.

“La carga tributaria de Costa Rica se ha reducido y representa menos de un 14% del PIB. Además, la mayoría de los recursos del presupuesto del Gobierno está comprometido, un 95%, así que es poco el margen de maniobra”, dijo.

El jerarca enfatizó que la actual administración deja una agenda de infraestructura ambiciosa financiada con créditos externos.