4 junio, 2015
La indemnización en el costo de las reparaciones de un vehículo puede verse afectada si este tenía reportado un valor menor al precio de mercado ante la compañía de seguros. | JORGE ARCE
La indemnización en el costo de las reparaciones de un vehículo puede verse afectada si este tenía reportado un valor menor al precio de mercado ante la compañía de seguros. | JORGE ARCE

Quienes poseen seguros voluntarios para vehículos, deben actualizar el monto asegurado o el valor del bien, como mínimo, una vez al año.

Los automotores sufren el castigo de la depreciación, así que su precio baja a medida que aumentan la antigüedad y el uso.

Las pólizas para vehículos cubren eventuales pérdidas totales o parciales sobre el valor real efectivo o precio de mercado.

La recomendación de los intermediarios y de las compañías aseguradoras es que los propios clientes notifiquen los cambios.

Al hacerlo, cabe la posibilidad de que las primas o el costo del seguro descienda, siempre y cuando otras variables, como la antigüedad del vehículo y el historial de accidentes, sean favorables.

No obstante, la principal ventaja de hacer este trámite es evitar sorpresas desagradables al momento de una indemnización, pues, en esos casos, el pago que hará la aseguradora será el valor de mercado del carro.

Valor real. La actualización del precio se puede hacer con referencias del mercado o de anuncios en la prensa y en Internet de venta de autos que son similares. Además, se debe presentar la solicitud escrita y firmada, explicó Grace Segura, subjefe de la Dirección de Operaciones del Instituto Nacional de Seguros.

Natalia Silva, ejecutiva de mercadeo de la aseguradora Assa, explicó que otra forma de aportar el precio actual del carro es con el monto de venta en una agencia vendedora.

“Sin embargo, el cliente es el que conoce el estado de conservación del vehículo y de las extras que tenga, para poder determinar su valor de mercado”, dijo.

El corredor de seguros Antonio Barzuna, de la firma Avanto, señaló que lo ideal es que los asegurados eviten cualquier disparidad con los valores de mercado para que no incurran en un sobreaseguramiento o infraseguro.

Tanto Barzuna, como Geovanna Romero, de la empresa CSS Corredores de Seguros, insistieron en que la responsabilidad de este trámite es del asegurado.

Según Romero, los cambios en los precios se pueden dar a partir del primer año, o sea, cuando el vehículo sale nuevo de agencia.

El abogado especialista en este campo Said Breedy destacó que en el seguro de vehículos existen dos principios legales, uno consiste en que todo se rige por la realidad económica; es decir, ninguna de las partes debe ganar o perder. El otro principio es que la indemnización por daños corresponde al valor que tenía el bien justo antes de que ocurriera el siniestro o accidente.

Posibilidades

Infraseguro. Es cuando el valor asegurado es inferior al precio del vehículo en el mercado. Por ejemplo, si vale ¢10 millones pero se asegura en ¢5 millones (el 50%). En caso de pérdida total, la compañía pagará los ¢5 millones. Si es un daño parcial, la aseguradora pagará en proporción. Es decir, si es un arreglo por ¢1 millón, se indemnizará por ¢500.000, que es el 50%.

Sobreseguro. El valor asegurado excede el precio de mercado. Ejemplo: si el valor del carro es de ¢10 millones y fue asegurado por ¢15 millones. En caso de pérdida total se pagará el valor de mercado (¢10 millones) y el cliente puede solicitar la devolución de la diferencia adicional en las primas desde la última renovación. Para daños parciales se indemniza de acuerdo al costo de reparación.

FUENTE: Ley 8956 y aseguradoras.