Además, se usará el número celular para transferir dinero a otra persona

Por: Patricia Leitón 8 mayo, 2015

Un vendedor ambulante, un jardinero, una ama de casa y cualquiera otra persona podrá ir a una entidad financiera y pedir que le abran una cuenta con solo presentar su cédula.

En la entidad le pedirán también el número de teléfono celular para habilitarle el sistema Sinpe Móvil, con el cual le podrán transferir dinero a esa cuenta y trasladarlo a otras personas mediante el número celular proporcionado.

Las transacciones hasta de ¢100.000 diarios no tendrán costo, según explicó Carlos Melegatti, director del Sistema de Pagos del Banco Central.

Si la persona lo que tiene es el pasaporte, se le puede abrir una cuenta hasta por $1.000 o su equivalente en colones (actualmente cerca de ¢534.000), si presenta la cédula o el Dimex (que otorga la Dirección General de Migración) la cuenta es hasta por $2.000 (aproximadamente ¢1.068.000).

Nuevos servicios. Todo esto será posible con la puesta en marcha de dos nuevos servicios del Banco Central, lanzados este jueves en una actividad a la cual asistió, entre otros, el presidente de la República, Luis Guillermo Solís Rivera.

El lanzamiento de las cuentas simplificadas y de Sinpe Móvil se realizó ayer en una actividad en el Banco Central. | ADRIÁN SOTO
El lanzamiento de las cuentas simplificadas y de Sinpe Móvil se realizó ayer en una actividad en el Banco Central. | ADRIÁN SOTO

Uno de los servicios se denomina cuentas de expediente simplificado (CES), que es un sistema, el cual permitirá a las entidades financieras simplificar los procedimientos para cumplir con la legislación sobre legitimación de capitales y financiamiento al terrorismo.

El otro servicio es Sinpe Móvil, que facilita que una persona desde cualquier canal de banca electrónica (puede ser Banca SMS, Banca Web Móvil, Banca App, Banca en Línea o la red de cajeros automáticos) transfiera dinero a una cuenta asociada a un número de teléfono móvil.

Los fondos se podrán enviar hasta con un mensaje de texto.

Eduardo Prado, gerente del Banco Central, explicó que las medidas pretenden reducir el costo de las transacciones financieras y la inclusión financiera.

La inclusión financiera implica que los grupos de menores ingresos, sin experiencia en el uso de estos servicios, puedan utilizarlos y beneficiarse de ellos.

En Costa Rica hay 1,4 millones de personas mayores de 15 años que no tienen cuenta bancaria.

“Se espera que las cuentas de expediente simplificado entren en funcionamiento en el segundo semestre de este año y la proyección es que el 35% de los ciudadanos mayores de 15 años que no tienen acceso a servicios financieros formales (1,4 millones de personas) tengan opción de abrir una cuenta ”, señaló el Banco.

Etiquetado como: