Competencia sigue sin llegar al segmento de los obligatorios

Por: Óscar Rodríguez 2 abril, 2015

Las pólizas voluntarias para automóviles, de vida y de accidentes y salud lideran el mercado de seguros costarricense cinco años después de la apertura.

Los productos ligados a estos tres segmentos de la industria son los que reportaron más dinamismo en ventas y crecimiento en el último lustro, según datos de la Superintendencia de Seguros (Sugese).

Las pólizas para vehículos encabezaron la comercialización de los seguros voluntarios en el último año, tras colocar ¢140.000 millones de primas.

Mientras tanto, los de accidentes y salud tuvieron ventas por ¢77.000 millones en el 2014, aunque registraron un aumento promedio del 44% para el periodo comprendido entre 2010 y 2014.

En los seguros vida, la tasa de variación promedio, para el mismo lapso, fue del 23%.

Tomás Soley, jerarca de la Sugese, explicó que la ruptura legal del monopolio de los seguros, en el 2008, permitió el crecimiento de la industria en segmentos que estaban desatendidos. La competencia entre empresas aseguradoras comenzó hasta en el 2010.

“Los seguros de vida, de automóviles, accidentes y salud están muy dirigidos a familias y personas y el aumento es muy positivo”, señaló Soley.

Este tipo de pólizas pertenece al segmento de seguros personales que ganaron más cuotas de mercado en los últimos cinco años.

Durante el primer año de la apertura, en el 2010, tenía un 14% de cuota de mercado y el año pasado fue el 25%, muestran los datos de Sugese.

El año pasado se vendieron pólizas por un total de ¢622.000 millones.

Los seguros voluntarios para vehículos son los de mayor venta desde la apertura efectiva del mercado en el 2010. | Archivo
Los seguros voluntarios para vehículos son los de mayor venta desde la apertura efectiva del mercado en el 2010. | Archivo

“En los seguros de autos y vida es usual que su colocación sea la de mayor incremento debido a que son dos de los productos que se les exigen a los clientes en operaciones de crédito”, detalló Silvia Pardo, jefa de la Subdirección de Mercadeo y Ventas del Instituto Nacional de Seguros (INS).

Para Carlos Grangel, gerente general de Mapfre Costa Rica, la llegada de nuevas aseguradoras brindó más ofertas y diversidad de productos.

Pendientes. El jerarca de la Sugese comentó que está pendiente la apertura en el segmento de los seguros obligatorios para automóviles y riesgos del trabajo.

“Riesgos del trabajo es el que más pesa y no ha habido interés de las nuevas compañías de ingresar. En el caso de automóviles está pendiente la publicación de un decreto ejecutivo, por parte del Gobierno, para que se abra a la competencia”, enfatizó Soley.

Añadió que en el tema de precios, al comienzo de la apertura se dio una reducción en el costo de las pólizas para vehículos, pero luego se estabilizó.

La funcionaria del INS señaló que la estrategia de bajos precios no es sostenible. Para el gerente de Mapfre, el consumidor debe ver la calidad del producto.

Más gasto. Un resultado de la apertura es que el gasto en seguros del tico creció un 50% al pasar de $163, en promedio, en el 2010, a $244 el año pasado, según datos de la Asociación de Supervisores de Seguros de América Latina .

El mercado de seguros también ganó peso, si se comparan las ventas con el producto interno bruto (PIB) de Costa Rica.

El año pasado, las primas colocadas significaron un 2,3% del PIB, similar al de otros países latinoamericanos.

infografia