88% deberán escoger entre retiro programado o renta permanente

Por: Patricia Leitón 15 mayo
Las operadora Popular Pensiones informó que el 62% de los afiliados optó por la renta permanente, una de las tres vías que fija la Ley para el retiro de los fondos. | MELISSA FERNÁNDEZ
Las operadora Popular Pensiones informó que el 62% de los afiliados optó por la renta permanente, una de las tres vías que fija la Ley para el retiro de los fondos. | MELISSA FERNÁNDEZ

Las personas que se jubilan este y en los próximos seis años, recibirán una pensión inicial promedio del fondo complementario, conocido como ROP (Régimen Obligatorio de Pensiones), de ¢62.000 al mes.

Así lo estimó la Superintendencia de Pensiones (Supén) para los 45.758 cotizantes del régimen de Invalidez, Vejez y Muerte (IVM) que se jubilarán entre el 2017 y el 2023. Este régimen el más grande del país.

Estos jubilados recibirán al menos dos pensiones: una del IVM, que la Supén estima que será de un promedio de ¢266.000 y la del ROP, que calcula en un promedio de ¢62.000.

Quienes también cotizaron para una pensión voluntaria recibirán un monto adicional según el fondo acumulado.

La pensión que estas personas reciben del IVM representa entre un 43% a 52,5% del salario promedio de los últimos 20 años, según la tabla que tiene el reglamento de este régimen en su artículo 24.

Mientras que la que obtienen del ROP depende de los años que tengan en el sistema.

De acuerdo con el estudio, elaborado por Rudy Corrales y Porfirio Rojas, si una persona permaneciera 40 años en el ROP llegaría a obtener una pensión promedio mensual de 19,56% del último salario.

Para esta estimación, se aplicaron una serie de supuestos, entre ellos, que los aportes crecen de acuerdo a la edad del trabajador.

El ROP nació con la Ley de Protección al Trabajador , en el año 2000, y los primeros cotizantes iniciaron en mayo del 2001, por lo que los próximos pensionados no alcanzarán los 40 años de cotización en este régimen complementario.

De los 45.758 futuros pensionados, apenas el 23% son mujeres, lo cual para el Superintendente de Pensiones, Álvaro Ramos, plantea un tema importante, pues los hogares actuales, con menos hijos, tienen menos posibilidades respecto a los de antes, que sean sus hijos quienes los apoyen en su vejez.

Los futuros pensionados
Los futuros pensionados

Tiempo de escoger. De las 45.758 personas que están próximas a pensionarse, un total de 40.283 deberán escoger la forma en la cual retiran su pensión complementaria y el resto solo podrán retirar el fondo total acumulado, por la regla del 10%.

La Supén estima que el 75% de los que harán retiro total recibirán ¢2,1 millones por una única vez.

Para los que recibirán beneficios periódicos, la Ley definió tres vías: el retiro programado (el estudio supone que todos seleccionaron esta opción), el permanente y la renta vitalicia.

En el retiro programado, la operadora divide el capital acumulado por el jubilado entre un número de años, con base en un estudio actuarial y le da un monto por mes.

Corrales explicó que el jubilado debe tener claro que este monto va descendiendo lentamente en el tiempo.

En el permanente, el afiliado contrata un plan en el cual recibe los rendimientos de la inversión del capital para la pensión y el saldo se entrega a los beneficiarios designados.

En este caso, detalló Corrales, el pensionado debe saber que el monto varía según el comportamiento de los rendimientos.

En la renta vitalicia, el beneficiario contrata con una aseguradora el pago de una renta desde el momento en el cual se firma el contrato hasta su fallecimiento, utilizando para ello el capital que contrató en el ROP.

Ramos explicó que esta es la única opción que le ofrece al jubilado un monto fijo.

No obstante, tiene la dificultad de que las aseguradoras no lo ofrecen actualmente.

El Instituto Nacional de Seguros (INS) creó productos con este fin en el 2010 y en el 2011; no obstante, los desinscribió en enero pasado debido a que no existía un mercado real y potencial lo suficientemente maduro, explicó Marjorie Rivera, jefe Departamento de Investigación y Desarrollo de Productos del INS.

Para Ramos, la ley dejó abiertas muchas opciones y eso ha dificultado el desarrollo de la renta vitalicia.

Para el exsuperintendente general de Pensiones, Édgar Robles, el tema está parcialmente solucionado por el hecho de que la pensión base, la del régimen de IVM, es una renta vitalicia.

¿Qué es mejor? Para Robles, el retiro programado es el que más cumple con la función de pensión complementaria, pues el afiliado utiliza lo ahorrado, contrario a la renta permanente en la cual retira solo los intereses.

En la realidad, según consultas a dos operadoras de pensiones, lo primero que preguntan los futuros pensionados es si el monto acumulado en su ROP se les entregará en un 100%.

“Inicialmente el afiliado asume que el ROP forma parte sus prestaciones; sin embargo, una vez que se aclara que es una pensión complementaria, entonces la siguiente duda es si puede realizar el retiro total de los fondos”, añadió Hermes Alvarado, gerente de BN Vital.

Tanto en esta operadora, como en Popular Pensiones, los afiliados han seleccionado mayoritariamente la renta permanente.

“En nuestro caso, el 62% de los afiliados prefieren la renta permanente, debido a que en la mayoría de los casos el monto de renta mensual es mayor a la renta del retiro programado, explicó Marvin Rodríguez, gerente de la segunda.

En BN Vital, el 54% ha optado por la renta permanente, según informó el gerente de la operadora.

Etiquetado como: