El documento busca que las instituciones estén preparadas para prevenir la incidencia delictiva

 9 septiembre, 2015

San José

Esta mañana, el Ministerio de Seguridad Pública presentó el primer manual general de seguridad dirigido a las entidades que componen el Sistema Financiero Nacional (SFN).

El objetivo del manual es estandarizar los sistemas de seguridad que utilizan las entidades, así como los protocolos que deben tomar para prevenir delitos en sus sucursales o cajeros automáticos. Para ello, dicta recomendaciones y prácticas de seguridad bancaria a nivel latinoamericano.

El Gobierno pidó a los bancos regular a los incentivos. | ARCHIVO
El Gobierno pidó a los bancos regular a los incentivos. | ARCHIVO

El principal beneficio para los clientes de esas instituciones será tener la tranquilidad de que la seguridad que le ofrece el banco, cooperativa, mutual o financiera, es la más idónea y se encuentra en buenas condiciones, explicó Gustavo Mata, ministro de Seguridad Pública.

En medio de la elaboración del manual, se analizó el estado actual de la seguridad bancaria.

Según, Roberto Méndez, asesor de la Comisión de Seguridad Financiera de Costa Rica, los esquemas del SFN son dispares y esto dependerá de la cantidad de dinero que se asigne a ellos.

"Lo que encontramos es que entre más grande es la entidad, mejor equipamiento tiene. Entre más pequeña es, mejores recursos destina a la seguridad", añadió Méndez.

Las mayores diferencias se encuentran en la cantidad del equipo de seguridad y los estándares.

Por ejemplo, se pueden encontrar cajeros automáticos que no tienen camáras de seguridad, o que no cuentan con los requisitos adecuados para la contratación de este personal.

Recomendaciones. El documento menciona diversas recomendaciones que deben adoptar las entidades, tales como un departamento de seguridad, instalación de dispositivos electrónicos, unidad de investigación de delitos financieros y un centro de monitoreo y operaciones.

El manual establece conceptos del protocólo de seguridad que deben seguir las compañías para prevenir delitos, además se contemplan evaluaciones de riesgo previo a que se defina la ubicación de un cajero automático, por ejemplo, explicó Méndez.

Además, destaca la necesidad de exista un centro de comunicación que opere las 24 horas del día, durante todo el año. Este centro tendría como fin transmitir información relacionada con delitos en proceso o los riesgos de que estos puedan generarse.

En una primera fase, lo que dicte el manual servirá de recomendación para las instituciones, aún cuando la ley faculta a la Comisión de Seguridad Financiera a dictarles las medidas como obligatorias.