19 noviembre, 2015

Pekín

Varios niños chinos han enfermado tras inhalar los gases tóxicos que se desprendían de las nuevas pistas de atletismo de sus colegios, lo que ha creado polémica sobre los límites de la regulación existente y sus efectos en la salud pública.

Según informa el diario South China Morning Post (SCMP) , en múltiples colegios de la provincia de Cantón (al sur de China) los escolares han empezado a sentir mareos y a sufrir hemorragias nasales tras usar las nuevas pistas de atletismo recién construidas en sus centros educativos.

Por ejemplo, en la pista de atletismo de una escuela de Shenzhen (en el sur de Cantón) se han encontrado niveles de benceno y tolueno veinte veces mayores de lo permitido por ley, añade el diario.

También se han reportado casos de niños con síntomas similares en la provincia de Jiangsu (este).

La legislación china contempla los límites y usos de materiales en la construcción de estas instalaciones y pone límites a sustancias que pueden ser tóxicas para el ser humano, como el benzeno y el tolueno. Pero la regulación no incluye el caso de los adhesivos y aditivos usados para unir la base de cemento con la capa de materiales plásticos que la recubre, que también llevan componentes que pueden ser tóxicos en altas dosis, precisa el diario.

El uso de materiales más baratos, en sustitución del poliuretano, para ahorrar costos de construcción puede llevar a situaciones donde la salud pública se vea afectada, explica un ingeniero químico, Wang Xianwen, en declaraciones al medio hongkonés.