La Cueva recibió 3.000 televisores de ese tipo entre julio y diciembre

Por: Andrea Rodríguez Valverde 3 enero, 2015

Solo en la casa de empeños La Cueva, los ticos dieron como garantía 3.000 pantallas de televisión entre julio y diciembre del año recién concluido.

El Mundial de Fútbol Brasil 2014 fue señalado por la compañía como el principal causante de ese comportamiento.

Norman Moya, gerente de ese establecimiento, detalló que recibieron, principalmente, televisores con tamaños que van de las 32 a las 42 pulgadas.

La cifra representa un incremento del 10% en los números que generalmente contabiliza la firma para ese periodo.

“Un empeño es aquel préstamo de dinero con garantía prendaria. Muchos de los que llegaron a empeñar sus pantallas fueron motivados por el Mundial y ahora están preocupados por gastos como la compra de uniformes o entrada a clases”, comentó Moya.

Una recepción aún más alta reportó Diego Martínez, administrador de la casa de empeños Prestamás, quien dijo que su representada tuvo un registro de pantallas en garantía un 30% superior a la de los mismos meses de años anteriores.

Según su criterio, cada año tiene sus épocas particulares y que motivan las ganancias de negocios de su tipo. La del 2014 fue, “sin lugar a dudas”, el Mundial.

“El incremento en el tema de pantallas lo empezamos a ver de junio en adelante; sin embargo, ya para diciembre se empieza a ver cómo los ticos se acercan a cancelar sus préstamos y a recuperar estos artículos”, comentó Martínez.

Año movido. En toda su actividad, La Cueva registró un aumento de sus préstamos a través del empeño de alrededor de un 14% durante los 12 meses anteriores.

Tal monto significa poco más de 70.000 empeños tramitados por la compañía.

Según Moya, el oro y las computadoras son otros bienes que completan la lista de los principales productos empeñados durante el 2014.

En el caso del oro, por ejemplo, La Cueva reportó un total de 23.000 movimientos por empeño, lo cual se traduciría en ¢2.500 millones tramitados.

“Por año, siempre cerramos con crecimientos sostenidos de entre un 8% y un 10%. Este año fue mejor y otras actividades como el ‘viernes negro’ también influyeron en que los movimientos fueran mayores durante el año pasado”, agregó el gerente.

Las compraventas estiman que alrededor de un 15% de los deudores no retira los artículos empeñados.

Atención. Aquellas personas que tienen pensado acudir a una casa de empeños para tramitar un préstamo por esta vía, deberían seguir tres recomendaciones, según sus representantes.

La primera de ellas, acudir a una empresa regulada.

Además, valorar la tasa de interés que manejan las diferentes compañías.

“Para que tenga una referencia, en La Cueva contamos con una tasa de interés de un 5% para un artículo de precio cercano a los ¢100.000”, dijo Moya.

Por último, tener la seguridad de que el artículo se devolverá en la misma condición en la que fue recibido es señalado como vital para cerrar un trato.

De acuerdo con un sondeo realizado por La Nación en diferentes casas de empeño de la capital, con solo la identificación personal y, preferiblemente, un comprobante de que el artículo por empeñar es de su propiedad, la transacción se lleva acabo.

Dejar de pagar la mensualidad establecida por un periodo de tres meses llevaría a la pérdida del artículo, de acuerdo con las reglas de la mayoría de estos negocios.

Etiquetado como: