Por: Óscar Rodríguez 31 marzo, 2014

El contrabando es delito a partir de los $50.000. | CORTESÍA MSP
El contrabando es delito a partir de los $50.000. | CORTESÍA MSP

La recaudación de impuestos a las bebidas alcohólicas bajó un 1,2% el año pasado, comparado con el 2012, según la Dirección General de Tributación.

El ingreso en total, en el 2013, fue de ¢49.971,7 millones.

El menor ingreso de recursos al fisco coincidió con la promulgación, en el 2012, de nuevas leyes que aumentaron la carga impositiva a los licores y que elevaron el umbral mínimo para procesar por vía penal los delitos de contrabando.

En el primer caso se creó un impuesto específico para financiar al Instituto de Desarrollo Rural (antes IDA). En el segundo, la Ley de Fortalecimiento de la Gestión Tributaria estableció que solo será delito de contrabando la mercancía con valor de $50.000 o más y no $5.000 como se estipulaba antes.

Para Pablo Carnevale, vicepresidente de Grupo Pampa, firma dedicada a la importación de licores, el aumento del umbral del delito disminuyó el riesgo y el temor de las personas que se dedican al contrabando.

Luis Alonso Bonilla, director de la Policía de Control Fiscal (PCF), dijo que será necesario un cambio legal para variar el monto establecido como delito de contrabando.

En el caso de los cigarrillos, la ley general de control del tabaco estableció un nuevo impuesto en el 2012. Dicho tributo sí generó un alza en la recaudación fiscal del 21% en el 2013, frente al 2012. En total, el año pasado el fisco recibió ¢68.423 millones por impuestos al tabaco.

Sobre las bebidas alcohólicas y los cigarrillos pesan cuatro tributos, así como derechos arancelarios que recaudan dinero para el Gobierno e instituciones públicas.