Por: Marvin Barquero 25 octubre, 2013

El 95% de los comercios incluidos en un estudio realizado por el Ministerio de Economía, Industria y Comercio (MEIC) cumplió con la obligación de informar al cliente no solo el precio global de los productos sino también el precio por unidad de medida (PUM).

Esa nueva regla establece que se debe decir al consumidor el valor del producto que va a adquirir generalmente por gramo o por kilo, según sea el caso.

Se aplica también en unidades de medida para los líquidos.

 La obligación de informar el precio por unidad de medida (PUM) no incluye a las pulperías y negocios con dependiente de mostrador. | ALBERTO MARÍN
La obligación de informar el precio por unidad de medida (PUM) no incluye a las pulperías y negocios con dependiente de mostrador. | ALBERTO MARÍN

Según los datos que presentó ayer jueves el MEIC, únicamente incumplieron dos de los 42 supermercados (35 de cadena y siete independientes), ubicados en San José, Alajuela, Heredia, Cartago, Limón, Guanacaste y Puntarenas.

El estudio se hizo entre el 24 de setiembre y el 7 de octubre y contempló un total de 53 artículos.

El estudio también incluyó diferencias de precio en comercios de productos de la canasta de bienes de ingresos bajos.

Encontró diferencias de hasta un 132% en productos idénticos. Esta mayor diferencia fue para una salsa tipo inglesa, de 280 mililitros, que valía ¢345 en un negocio y ¢800 en el otro.

La ministra del MEIC, Mayi Antillón, explicó que se han detectado casos en los que no necesariamente a mayor cantidad más barato. Por eso, detalló, la obligación de informar el PUM se ha convertido en una herramienta valiosa para el consumidor.

El decreto donde se exige informar el PUM se publicó en el diario La Gaceta el 12 de setiembre del 2011 y entró en vigencia el 12 de marzo del 2012.

Ajuste. Francisco Llobet, presidente de la Cámara de Comercio de Costa Rica (CCCR), recordó que ese gremio pidió ajustes al reglamento, antes de que entrara en vigencia, para propiciar un mayor cumplimiento. Fue relevante que el MEIC estuviera de acuerdo, dijo.

Entre esos cambios estuvo que la nueva norma no se aplicara ni a presentaciones de menos de 50 gramos ni a los que se venden en máquinas expendedoras, y que se excluyera a cierto tipo de negocios.

Por esas gestiones y las de otros grupos de comerciantes se exoneró a las pulperías y a los negocios que tienen un dependiente de mostrador, recordó Llobet.

El dirigente apoyó la nueva reglamentación porque dijo que es otra herramienta más de control en manos del consumidor.