3 septiembre, 2016

Siempre he soñado con que todo adulto costarricense pueda calcular cuál es el costo del crédito real o efectivo que se le otorga cuando decide financiar una transacción. La tasa se conoce como “tasa de interés efectiva”, “de interés equivalente” o “interna de retorno (TIR)”.

Sin este conocimiento, es fácil caer en el error de solo preguntar cuál es la cuota que hay que pagar si se decide comprar a crédito y, si de acuerdo con el ingreso disponible, se puede pagar esa cuota.

Se define como TIR la tasa de interés que resulta de igualar el valor presente de flujos futuros de pagos con el pago inicial que se hace cuando hay que realizar la transacción.

Pregunté en un centro comercial cuánto me costaría una pantalla led de 32 pulgadas. Me contestaron: “El precio de contado es ¢229.900, y si quiere financiarla, debe agregar unos gastos de formalización por ¢29.300”. No me dijeron el porqué de estos gastos y qué incluyen. Por tanto, su base de crédito serían ¢259.200: el precio de contado más los gastos.

Además, sobre esa suma, debía hacer un pago inicial del 20%, o sea, ¢51.840, por lo que el saldo por financiarme sería de ¢207.360, a un plazo de 24 meses y una tasa de interés del 45,02% anual. La cuota de pago que me quedaría por mes son ¢13.257. Pensé: “¢13.257 por 24 meses son ¢318.168 que tendré que pagar periódicamente y, además, un pago inicial como prima de ¢51.840. En total, al final de los 24 meses, habré pagado ¢370.008, y el valor inicial de la pantalla de contado es ¢229.900, o sea que, al final, pago un 61% más”.

Además, la tasa de interés efectiva que terminaré pagando no es del 45,02%, sino que, al incluirme el financiamiento de los gastos de formalización, la tasa real o efectiva es de un 63,4%, esto es, 4,2 veces más alta que la tasa de interés promedio en el sistema bancario.

También me dijeron: “Si paga de contado y en efectivo, le hacemos un descuento adicional de 7%. O sea, la pantalla costaría, de contado y en efectivo, ¢211.508 (un ahorro de ¢18.392 o, de otra forma, un costo incremental por tener que financiar la compra si no tenía el efectivo).

Además, al agregarle esta rebaja al precio de contado, realmente si decido financiarme, habré pagado un 75% más del costo.

Haciendo el cálculo correcto de la tasa de interés efectiva, no es del 45,02% como se anuncia, sino realmente lo que estaría pagando es un 75,5%, 5 veces más la tasa de interés promedio del sistema bancario.

Algunos pensarán a estas alturas del partido, que abogo por topes a la tasa de interés, pero se sorprenderán de que no pienso así. En un próximo artículo tocaré este tema, más la forma de cálculo del TIR.